Ciudadano News

Dólar oficial: $946 Dólar blue: $1445 Dólar CCL: $1334.3

RADIO
Según la ciencia

Estos son los 10 secretos para llegar en excelentes condiciones a la vejez

Los puedes llevar adelante sin problemas, lo único que necesitas es mantener el hábito hasta que puedas realizarlos de manera diaria.

Redacción

Por Redacción

4 Julio de 2024 - 18:09

Adultos mayores
Adultos mayores Pexels

La ciencia se ha pronunciado y ha dejado en claro que llegar de manera perfecta a la vejez es posible, lo que se necesita es seguir una serie de hábitos que te ayudarán a mantener tu cuerpo y tu mente en excelentes condiciones.

El ejercicio físico se destaca como uno de los factores más importantes para envejecer con salud. Practicar actividad física regularmente mejora la salud cardiovascular y la fuerza muscular, también mantiene la flexibilidad y el equilibrio, reduciendo así el riesgo de caídas y fracturas. 

Además, el ejercicio ayuda a prevenir enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, y promueve la salud mental al reducir el estrés, la ansiedad y los síntomas de depresión. La actividad física regular también fomenta la neurogénesis y el mantenimiento de las funciones cognitivas, previniendo el deterioro cognitivo y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Adultos mayores
Adultos mayores

Las dietas mediterránea, báltica y de Okinawa, aunque diferentes, comparten la característica de incluir alimentos frescos y no procesados. Consumir frutas, verduras, legumbres, carnes y pescados frescos, y limitar los alimentos ricos en azúcares y grasas industriales, contribuye a mantener un peso saludable y reducir el riesgo de enfermedades crónicas. La clave está en optar por alimentos ricos en nutrientes que apoyen la salud física y mental a largo plazo.

El sueño de calidad es fundamental para la regeneración celular y el funcionamiento óptimo del sistema inmunológico. Durante el sueño, el cuerpo repara tejidos, sintetiza proteínas y libera hormonas de crecimiento, esenciales para mantener la salud física. Además, el sueño adecuado regula el estado de ánimo y la salud mental, disminuyendo el riesgo de depresión, ansiedad y deterioro cognitivo. La falta de sueño o un sueño de mala calidad pueden acelerar el deterioro cerebral y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, por lo que es vital cuidar de nuestro descanso para mantenernos jóvenes y saludables.

La respuesta al estrés, aunque útil en situaciones de peligro, puede ser perjudicial cuando se mantiene a largo plazo debido a problemas laborales o personales. El estrés continuo provoca inflamación y debilita el sistema inmunitario, aumentando el riesgo de enfermedades crónicas. Para combatir el estrés, es importante adoptar técnicas de relajación como la meditación y el ejercicio físico, que tienen un efecto positivo en la reducción del estrés y la mejora del bienestar general.

Adultos mayores
 

 

El tabaco llena de toxinas el cuerpo que aceleran el estrés oxidativo y dañan el ADN celular, aumentando el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Además, fumar reduce la capacidad del cuerpo para sanar y regenerarse, causando problemas como la reducción de la densidad ósea y el deterioro de la piel. Dejar de fumar es una de las decisiones más importantes que se pueden tomar para mejorar la salud y prolongar la vida.

El sobrepeso y la obesidad incrementan significativamente el riesgo de enfermedades crónicas y mortalidad. Más importante que el peso en sí es la acumulación de grasa corporal, especialmente alrededor de la cintura, que es un predictor más preciso de problemas de salud. La restricción calórica, como el ayuno intermitente, puede ayudar a mantener un peso saludable y frenar el proceso de envejecimiento al reducir la incidencia de enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

La interacción social proporciona apoyo emocional, reduce el estrés y fomenta hábitos de vida saludables. Estudios han demostrado que las personas con conexiones sociales sólidas tienen menores tasas de mortalidad y enfermedades. La sensación de pertenencia y conexión también reduce el riesgo de depresión y ansiedad, contribuyendo a una mayor calidad de vida.

Participar en actividades cognitivamente estimulantes como leer, resolver rompecabezas o aprender nuevas habilidades ayuda a mantener la función cerebral y reduce el riesgo de demencia. Actividades como la música, el teatro, la danza y la escritura creativa también mejoran la salud mental y física de las personas mayores. Incluso cuidar de un animal puede contribuir a una mejor salud física y mental.

El consumo excesivo de alcohol daña órganos vitales y aumenta el riesgo de enfermedades crónicas. Además, afecta negativamente la función cognitiva, contribuyendo a la demencia y otros trastornos neurodegenerativos. Es mejor limitar el consumo de alcohol para mantener una buena salud a largo plazo.

La capacidad de adaptarse a los cambios y enfrentar los desafíos con una actitud positiva es crucial para un envejecimiento saludable. La sabiduría, entendida como autorreflexión, conductas prosociales, regulación emocional, y aceptación de diversas perspectivas, se ha demostrado que contribuye a una mayor satisfacción con la vida y mejor salud.