Ciudadano News
Soluciones caseras

Noches cálidas: alternativas para mantener la cama caliente

Desde botellas de agua caliente hasta sábanas de franela, aquí una lista de consejos que no te harán gastar ni un centavo.

Redacción

Por Redacción

5 Julio de 2024 - 18:10

Fotografía De Dormitorio
Fotografía De Dormitorio Pexels

En las frías noches de invierno, cuando el termómetro desciende y el viento sopla con fuerza, mantener la cama acogedora sin recurrir a la electricidad puede parecer un desafío. Sin embargo, existen métodos eficaces y ecológicos para lograrlo. 

Las botellas de agua caliente son una solución clásica y efectiva. Llena una botella de goma con agua caliente (no hirviendo) y colócala en la cama unos minutos antes de acostarte. Estas botellas retienen el calor durante horas y proporcionan una fuente de calor localizada.

Utiliza mantas térmicas y de lana para aumentar la retención de calor. Son excelentes para aislar y mantener el calor corporal. Coloca varias capas de mantas para atrapar el calor y crear un ambiente más cálido en la cama.

Los sacos de semillas (como los de trigo o cebada) o de arroz son otra alternativa. Caliéntalos en el microondas durante un par de minutos (si tienes acceso) y luego colócalos en la cama. Estos sacos mantienen el calor por un buen rato y son reutilizables.

Existen calentadores de cama naturales, como los forros térmicos o colchones térmicos, que no requieren electricidad. Están diseñados para retener el calor corporal y mantener la cama caliente durante toda la noche.

Calienta piedras lisas en el horno (a baja temperatura) y envuélvelas en una toalla antes de colocarlas en la cama. Asegúrate de que las piedras no estén demasiado calientes para evitar quemaduras. Este método es similar al uso de botellas de agua caliente y puede proporcionar calor durante horas.

Dormitorio
Dormitorio

Las sábanas de franela son más cálidas que las de algodón y ayudan a retener el calor corporal. Cambiar tus sábanas por unas de franela durante los meses fríos puede hacer una gran diferencia en la sensación de calidez.

Mantener la puerta del dormitorio cerrada ayuda a retener el calor dentro de la habitación y evita que el frío penetre. Esto crea un microclima más cálido en el espacio donde duermes.

Recuerda que mantener la cama caliente sin electricidad es posible con estos métodos simples y naturales. No solo ahorrarás en la factura de electricidad, sino que también contribuirás a un estilo de vida más sostenible y ecológico.