Ciudadano News

Dólar oficial: $946 Dólar blue: $1445 Dólar CCL: $1334.3

RADIO
Poder mental

3 técnicas para superar los malos pensamientos y mejorar el bienestar

Enfrentar pensamientos intrusivos es posible con estas técnicas prácticas y con estos ejercicios lograrás disminuir el estrés mental y encontrar la paz interior.

Redacción

Por Redacción

5 Julio de 2024 - 18:44

Pensamientos
Pensamientos Pexels

A diario, la mente humana procesa cerca de 60.000 pensamientos. Entre estos, es inevitable que surjan algunos no deseados, perturbadores o extraños. Quizás has experimentado esto mientras realizas una actividad cotidiana, como conducir, y de repente un pensamiento inquietante se apodera de tu mente. 

Los pensamientos intrusivos son recurrentes y no deseados, generando una fuerte carga emocional que puede provocar ansiedad y estrés. Mientras que durante el día muchos pensamientos pueden ser agradables y otros no tanto, los intrusivos son aquellos que se presentan con tal intensidad y frecuencia que dominan nuestra mente, causando obsesiones y profundos malestares emocionales. 

Estos pensamientos suelen estar ligados a miedos específicos, como el temor a dañar a otros o a uno mismo, crisis existenciales, dudas sobre nuestra identidad o nuestras acciones.

Pensamiento
Pensamiento

Para lidiar con estos pensamientos, existen diversos ejercicios que pueden ayudar a manejarlos de manera autónoma. A continuación, tres ejercicios efectivos con diferentes grados de dificultad que, con práctica, pueden realizarse con facilidad.

Aceptación del pensamiento intrusivo

El primer ejercicio consiste en permitir que el pensamiento intrusivo aparezca y quedarse con él por unos segundos o minutos, como si fuera un invitado no deseado que llega a tu casa. Imagina que este invitado se presenta y, aunque no lo esperabas, decides ofrecerle una taza de café o incluso una comida. 

Después de un tiempo, este invitado se marchará. La clave es tratarlo con calma y confianza, sabiendo que, como cualquier visita, eventualmente se irá. 

Pensamiento
Pensamiento

Conexión con el entorno

El segundo ejercicio es útil para manejar pensamientos negativos en situaciones estresantes como exámenes o presentaciones. Se compone de tres tandas que pueden llevar unos 4-5 minutos en total. Aunque es un poco más complicado que el anterior, con algo de concentración puede realizarse en cualquier lugar, ya sea de pie o sentado mientras se realiza otra actividad (excepto conducir). 

Este ejercicio implica prestar atención plena a los detalles del entorno inmediato: los sonidos, los olores, las texturas y las vistas. Conectarse con el entorno ayuda a desviar la atención de los pensamientos intrusivos y a anclarse en el momento presente.

Focalización en sentimientos positivos

El tercer ejercicio se basa en centrarse en lo que se quiere sentir en lugar de lo que causa ansiedad y dolor. Enfócate en sensaciones de paz, tranquilidad o confianza. Por ejemplo, si buscas sentir paz, imagina momentos de vacaciones junto al sonido de las olas del mar o frente a un paisaje montañoso.

Si deseas sentir confianza, piensa en un momento en el que hayas sentido esa confianza o imagina cómo sería tenerla en una situación concreta. La imaginación y la visualización de estos sentimientos positivos pueden tener un impacto más fuerte que la mera fuerza de voluntad, ayudando a reemplazar los pensamientos negativos por sensaciones de bienestar.