|08/02/24 05:26 PM

Qué es el cáncer de ojo: Síntomas, causas y tratamiento

Es poco común, y puede aparecer en las partes externas, como los párpados, o bien en el propio globo ocular

Por Redacción

08 de febrero, 2024 - 17:26

El ojo también es pasible de sufrir esta enfermedad, tanto en sus partes externas como en el mismo globo ocular, donde los más comunes en adultos son el melanoma y el linfoma.

Anabella Bonamino, oftalmóloga, explicó cómo surge este cáncer de ojo: “Es una enfermedad por la que se generan células malignas en los distintos tejidos del ojo. Eso es un melanoma. La realidad es que uno como oftalmólogo en una consulta ve un lunar, como el de la piel, que después el dermatólogo lo chequea, lo estudia y si es necesario le hace una biopsia", precisó, aunque aclarando que "no es tan frecuente".

 

En su diálogo con El Interactivo (lunes a viernes, de 12 a 14, por Facebook y YouTube de Ciudadano.News), agregó: “Los factores de riesgo van a ser los pacientes que tengan piel clara, aquellos que se queman y se ponen pecosos, o se queman y se queman mal, se ponen colorados, se pelan", entonces, "esas pieles claras de tipo 1, que no llegan al bronceado lindo", son las más expuestas.

Ante eso, "es importante el uso de protector solar en la piel y los lentes de sol: cuando salimos al sol, sobre todo si bien se recomienda para todos los pacientes, sobre todo para los pacientes con ojos claros, verdes, azules, miel. Esos pacientes necesitan unos buenos lentes de sol, no comprados en la calle, sino comprar más de calidad", destacó.

Y otro detalle importante es que “Esto se da en pacientes de edad avanzada, no es que se da en un niño de 7 años, puede pasar, pero lo más frecuente es que pase en personas con edad avanzada".

 

Aparición y evolución

“La realidad es que los signos y síntomas son que el paciente empieza a ver borroso de un momento a otro, o empieza con una suerte de mancha gris, muchos empiezan a ver como flotadores vítreos", señaló la médica, en referencia a los primeros indicios de la enfermedad, aunque aclaró luego que "les puede pasar a todos. Acá hago una salvedad: los flotadores vítreos tienen parte que ver con crecer. Yo tengo 37 años y tengo flotadores vítreos en los dos ojos y no por eso tengo melanoma y soy blanca. Puede ser que tengan destellos de luz. Muchas veces un familiar se da cuenta y te dice que las pupilas están distintas. Y como decimos todos los médicos, son importantes los chequeos anuales".

 

En cuanto a los efectos nocivos del sol, agregó: “el sol nos afecta en general en el cuerpo, lo que hace es generar una estimulación en la melanina, entonces uno no se broncea porque es más lindo, uno se broncea por protección, porque el mismo cuerpo genera esa melanina que protege el ADN. La melanina en el ojo está en el iris, entonces el iris es uno de los lugares donde se puede generar un melanoma, por eso muchas veces el ojo está de distinto tamaño, la pupila, y a partir de ahí puede ir a los distintas estructuras, que pueden ser el cuerpo ciliar o la coroides, y a partir de ahí la gravedad porque se puede infectar o no".

En cuanto a su evolución, indicó: “El cáncer, el melanoma de iris, es un tumor muy chiquito, se disemina poco. Si está en lo que es la coroidea, que es una capa vascularizada, o sea todos los tumores en el cuerpo o van por sangre o por tejido linfático, entonces si está en una estructura vascularizada puede llegar a otro lugar del cuerpo, o puede venir de otro lugar del cuerpo".

"Hoy contamos con un montón de tecnologías para detectar más rápido, o para mostrar al paciente una foto y que entienda lo que uno le dice", agregó Bonamino, "si está en el iris voy a una biomicroscopía ultrasónica para poder medirlo, saber dónde está, qué estructura toca, si está colapsando algún sistema de drenaje del ojo, se hará algo dependiendo si crece o no, si genera una presión en el ojo o no. Hay un montón de aristas que uno evalúa para poder implementar un tratamiento".

“Para prevención del cáncer de ojo es el uso de lentes de sol de buena calidad, que sean polarizados, y consultar al oftalmólogo una vez al año y hacer un fondo de ojo para quedarse tranquilos. Y si hay algo raro, no hay que desesperar, sino que hay que ocuparse”, cerró.  

 

Ver nota completa: