|13/05/24 09:50 AM

Santa Fe: 10.000 trabajadores suspendidos y riesgos de despidos

El ministro de Trabajo de Santa Fe, Roald Báscolo, dio a conocer número alarmantes respecto a la decisión que han tomado más de 60 empresas, en su gran mayoría pymes industriales radicadas de la provincia

Por Redacción

13 de mayo, 2024 - 09:53

La provincia de Santa Fe, uno de los centros industriales más importantes del país, muestra las consecuencias de la caída de la actividad económica provocada por el Gobierno nacional como estrategia para bajar la alta inflación.

Así, y según datos proporcionados por el ministro de Trabajo de Santa Fe, Roald Coco Báscolo, entre diciembre y abril, se han registrado más 10.000 suspensiones de trabajadores en todo el territorio provincial. Este número, distribuido en más 60 empresas industriales de diversos rubros, representa una realidad alarmante en un contexto donde el empleo se vuelve cada vez más frágil.

Báscolo señaló que estas suspensiones, que se extendieron desde diciembre, son una medida que las empresas adoptan con el objetivo de mantener los puestos de trabajo, evitando despidos masivos. Sin embargo, advirtió que, si la situación económica no mejora, los despidos podrían convertirse en una realidad inminente.

El ministro del gobierno de Maximiliano Pullaro (UCR), explicó que las suspensiones se realizan mediante acuerdos entre empleadores y trabajadores, donde se recurre primero a medidas como la eliminación de horas extras, adelanto de vacaciones y reducción de turnos antes de solicitar la suspensión. Estas medidas temporales suelen tener una duración de tres meses, con posibilidad de renovación sujeta a evaluación.

A pesar de la gravedad de la situación, hasta el momento no se ha registrado un alto número de despidos en la provincia. Las pequeñas y medianas empresas de perfil industrial son las más vulnerables, mientras que las grandes empresas cuentan con una mayor capacidad para enfrentar la crisis debido a su solidez financiera.

El sector metalúrgico es uno de los más afectados, aunque aún no se refleja en despidos significativos debido al valor que se le otorga a la mano de obra altamente especializada. Sin embargo, las señales de deterioro son evidentes, y el riesgo de despidos no puede descartarse.

En cuanto al sector de la construcción, si bien ha experimentado una pérdida considerable de puestos de trabajo a nivel nacional, en Santa Fe la situación es relativamente mejor debido a la continuidad de obras privadas y el impulso de proyectos de obra pública por parte del Gobierno provincial.

En este contexto adverso, el Gobierno de Santa Fe está llevando adelante mesas tripartitas con cámaras empresariales y gremios para evaluar la situación y buscar medidas que mitiguen el impacto de la crisis en el empleo y la economía provincial.

Con información de El Ciudadano y la Región, de Santa Fe