|15/05/24 05:26 PM

Advierten sobre el riesgo de admitir el atraso cambiario en el Gobierno nacional

La larga exposición -durante la mañana del miércoles- del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, en el Congreso de la Nación, fue analizada en el programa Círculo Político de Radio Ciudadano News, por el economista Martín Rapetti

Por Redacción

16 de mayo, 2024 - 07:14

En su mensaje inicial ante el Senado de la Nación, el jefe de Gabinete, Nicolás Posee, resaltó que el Gobierno de Javier Milei logró alcanzar más rápidamente de lo que se esperaba el déficit cero, y destacó que al llegar al poder en diciembre el país se encaminaba a la hiper. A pesar de haber realizado una larga descripción de los logros económicos en ningún momento admitió que la economía esté atravesando un atraso cambiario.

Martín Rapetti, economista, reconoció en el programa de radio de Ciudadano News 91.7, que se emite de lunes a viernes de 14 a16 horas: “Respecto al atraso cambiario, varias cosas, en principio, no conozco nunca a un gobierno que admita un atraso cambiario, lo cual sería una invitación a una corrida cambiaria entonces, no por desmerecerlo lo que pueda decir el presidente pero uno no puede tomar como una afirmación de una persona desinteresada, un gobierno siempre tiene que admitir que el tipo de cambio no está atrasado y eso en la historia argentina lo conocemos bien, hay muchos casos de los gobiernos cuando tienen este tipo de preocupaciones el ministro, los presidentes niegan los atrasos cambiarios".

“Cuando ocurren este tipo de declaraciones es porque empiezan a haber sus problemas, no diría que el nivel actual del dólar es un dólar barato o con atraso pero sí tengo una mirada que hace pensar que de continuar con esta estrategia cambiaria, es decir, seguir realizando el tipo de cambio oficial a 2% mensual cuando la inflación pese a que está desacelerándose sigue siendo bastante por arriba del 2%, hace pensar que en algún momento no vamos a tener dudas que habrá un atraso cambiario".

"Entonces, ahí sí me parece que eso es preocupante porque cuando tenés que corregir el tipo de cambio eso tiene un impacto sobre la inflación y el gobierno ha hecho una gran defensa de su estrategia antiinflacionaria, de hecho, ayer el presidente tuiteó una foro abrazándose con el ministro de Economía, si uno genera expectativa de que la cosa va a seguir descendiendo y de golpe en algún momento en el futuro tenés un tropezón cambiario que te hace saltar un poco la inflación eso puede degradar las expectativas positivas que tiene la población hoy respecto al futuro económico y eso poner al gobierno en una situación más compleja que la actual”, analizó.

Considerando que el gobierno podría estar empezando a construir nuevas ficciones económicas cuando prometió una realidad tajante por más que sea hiriente, admitió: "En el arte de la política, ahora que lo están reivindicando tanto a Menem, si un político dice lo que va hacer no lo votan, como decían, forma parte de la estrategia política de cualquier gobierno en construir escenarios que le den soporte político, apoyo social para ir desarrollando su estrategia, no sé si llamar a eso ficción o mentir, forma parte de un manual de las cajas de herramientas que tiene un gobierno, de cualquier signo y no sería ésta la primera vez".

“Dicho eso, sí podemos decir que el presidente Milei hizo una campaña prometiendo la dolarización, Posse citaba que es algo que formaba parte de la estrategia o de los planes del gobierno, dijo que el ajuste fiscal iba a caer sobre la casta política y sabemos que efectivamente el ajuste que está habiendo hoy pega sobre toda la sociedad entonces, hay obviamente evidencias que se contradicen con las promesas", enfatizó.

Añadió que, “acá el punto más relevante no es tanto si se crea una ficción o no, si es que en definitiva lo que el gobierno dice termina o no siendo validado por la sociedad y si a la sociedad le dijeron que el ajuste lo iba pagar la casta y lo termina pagando la sociedad, y la sociedad apoya el ajuste, será una ficción o no pero en definitiva la sociedad lo sigue apoyando".

 "Mi temor es que se creen expectativas que después no se puedan concretar y que eso genere una frustración porque este es un gobierno que tiene una debilidad política de base, no tiene ningún gobernador de su partido, ningún intendente y tiene una representación en el Congreso muy leve, el apoyo sustantivo que tiene está en la sociedad y si eso merma o trastabilla pude haber un problema".

Consultado sobre el mentado RIG, explicó: "Argentina tiene un gran problema de credibilidad producto de los vaivenes en sus políticas y también en sus cumplimientos de contratos, de eso tenemos que hacernos cargo los argentinos, lo cierto es que nuestro país tiene un déficit de reputación muy importante entonces, la Argentina tiene hoy nuevos vectores de desarrollo alineados en el sector del petróleo, energía, gas y también minero, esos sectores, las inversiones que hacen son muy grandes."

"Dada la actual crisis que tiene hoy la Argentina me parece lógico que la Argentina le dé a esos sectores un marco de estabilidad para que puedan evaluar las inversiones que tienen que hacer, sin ese marco será difícil que se hagan las inversiones que se requieren".

“Es cierto que dar un marco de certidumbre no significa dar ventajas muy expedidas respecto a otros sectores de la economía, por un lado, y por otro lado, también la propuesta del RIGI omite un aspecto central del desarrollo económico que es bueno que haya sectores que se desarrollen también empleando y traccionando a pymes de esas situaciones", señaló.

Sobre esos dos aspectos, consideró que, "la discriminación con otros sectores y al mismo tiempo no inducir a esas inversiones a contratar empresas proveedores locales es un déficit, pero ese déficit está siendo discutido hoy en el Congreso, probablemente eso se pueda revertir".

“Este es un gobierno encabezado por primera vez por un presidente que es economista y un economista, además con ideas y convicciones muy fuertes respecto a cómo se comporta la economía. En particular tiene una idea de que el estado debería tener para un buen funcionamiento de la economía un rol muy subsidiario entonces, el principal papel u objetivo de la política economía debería ser simplemente la estabilidad macroeconómica, no es un gobierno que crea que el estado pueda tener un rol promotor de un desarrollo, es más cree que eso es una cosa que tienen que hacer las empresas", dijo.

Manifestó tener, "en eso una mirada muy distinta al presidente, creo que el desarrollo económico requiere de una política económica que dé señales, que induzca a las empresas y a los sectores a invertir, ganar productividad, a tener transferencias, etc., etc., que es un papel que solamente lo cumplen los estados, la evidencia internacional muestra con mucha contundencia que no hay un desarrollo económico posible sin una intervención relevante del sector público, pero en Argentina está exacerbado este rol del estado y lo pusieron en un lugar donde hoy es mala palabra la promoción o la intervención del sector público para el desarrollo, si uno mira los países exitosos han usado a los sectores públicos y las políticas productivas como vital para el desarrollo económico".

Consultado si es momento de pensar en créditos señaló: "A mí no me gusta dar consejos sobre decisiones personales en programas de radio, son temas muy sensibles. Puedo decir que en una economía como la argentina que tiene mucha historia inflacionaria tener un mercado de créditos que tiene indexación para la inflación sirve, el caso chileno lo ha demostrado, que cuando tenés inflación te conviene tener unidades indexadas para que tanto el que otorga como el que reciba pueda ajustar los pagos al ritmo de la inflación o sea, eso puede servir ahora, si a una familia le conviene o no es un tema que es mejor tocarlo caso por caso y no generar sugerencias generales".