|14/05/24 03:44 PM

Lo que le pasó a una empresa de caudales que hizo un simulacro y no avisó

La falta de comunicación de la empresa provocó una situación confusa, con detenciones y el hallazgo de armas de fuego

Por Redacción

14 de mayo, 2024 - 15:44

Un llamado al 911 sobre el robo a un camión de caudales en el barrio porteño de Villa Soldati terminó de manera insólita cuando se comprobó que la empresa a cargo del transporte, en realidad realizaba un simulacro, pero nunca avisó y provocó un gran operativo policial en la zona.

Durante la tarde de este lunes, una reconocida empresa del rubro llevó a cabo un ejercicio de simulacro de robo con el objetivo de entrenar a su personal. Sin embargo, la situación tomó un giro inesperado cuando los residentes comenzaron a alertar a través del número de emergencias 911 sobre presuntas detonaciones y un intento de robo a un camión de valores en la calle Berón de Astrada, en el número 3200.

Los primeros agentes de la Comisaría Vecinal 8 B de la Policía de la Ciudad, al llegar al lugar, se toparon con tres individuos sospechosos, portando escopetas y con el rostro cubierto con pasamontañas, procediendo a su detención de inmediato. Ante esta situación, se solicitó apoyo policial adicional.

Los refuerzos llegaron pronto y lograron capturar a otros cuatro individuos, aparentemente cómplices del supuesto robo, quienes se encontraban dentro de una oficina.

 

 

En medio de la confusión generada por la apariencia realista de la escena de robo, un gerente de la empresa tuvo que intervenir para aclarar la situación mediante un anuncio público: "Repito, esto es un simulacro".

Una vez que la situación fue controlada, se descubrió que la empresa no había solicitado autorización ni había informado al Ministerio de Seguridad porteño sobre el simulacro, lo cual constituyó una infracción que podría haber puesto en riesgo a los residentes del área.

Las siete personas involucradas en el simulacro fueron notificadas por presunta comisión de contravención y quedaron a disposición de la Unidad de Flagrancia Sur.

En cuanto a los elementos confiscados, según fuentes policiales, se encontraron tres escopetas (dos Hatsan y una Winchester), dos pistolas Bersa calibre 9 milímetros, con 16 y 14 municiones respectivamente, así como dos equipos de comunicaciones Motorola y 10 cartuchos de escopeta de fogueo.