|13/05/24 09:04 AM

La Iglesia reclamó alimento, educación y obras públicas en barrios populares

El papa Francisco pidió “que la grieta se termine” y llamó a la comunidad católica a “continuar poniendo el corazón y el cuerpo al lado de los que sufren todo tipo de pobreza”

Por Redacción

13 de mayo, 2024 - 09:04

Este domingo se realizó en el Luna Park, la misa en memoria del padre Carlos Mugica, asesinado el 11 de mayo de 1974 en la puerta de la parroquia San Francisco Solano. Durante la ceremonia se compartió una carta del Papa Francisco.

Durante la misa que encabezó por el 50º aniversario del asesinato de Mugica, el arzobispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva, se refirió a la crítica situación de los más pobres que pasan hambre, no son escolarizados y el narcotráfico los “utiliza como material de descarte”. Solicitó a la clase dirigente calles asfaltadas y cloacas para los barrios populares.

“El sálvense quien pueda, apesta”

En su discurso, García Cuerva arremetió contra la dirigencia política al sostener que la Argentina chapotea en "barro de la corrupción" entre "descalificativos y odios".“El sálvense quien pueda, apesta”, afirmó el arzobispo.

La homilía celebrada en la Ciudad de Buenos Aires fue el corolario del mes Mugica organizado por los curas y las comunidades de las villas y barrios populares de todo el país. Durante el encuentro, García Cuerva compartió 'La meditación en la villa', una oración del Padre Mugica, a la que le aplicó su impronta.

"Cincuenta años después seguimos chapoteando entre descalificativos y odios; chapoteamos en el barro de la corrupción. Estamos acostumbrados a chapotear en el barro de los enfrentamientos constantes, mientras los más pobres siguen chapoteando en el barro de las calles de sus barrios sin asfalto y sin un plan de urbanización", expresó García Cuerva.

Foto Noticias Argentinas

Discontinuidad de políticas públicas

 “Estamos asistiendo a la discontinuidad de políticas públicas de integración de barrios populares, que habían sido logradas con el consenso de gobiernos de distintos signos políticos y representantes legislativos", sostuvo el arzobispo de la Capital Federal en relación a la reciente eliminación del fondo de urbanización para barrios populares que definidó el Gobierno libertario, cortando así una política de Estado que mantuvieron todos los últimos presidentes. 

Los pobres: el material de descarte del narcotráfico

García Cuerva se refirió al impacto del narcotráfico en los barrios populares y sostuvo que están "acostumbrados" a que los "chicos y adolescentes mueran todos los días por la droga" y el "maldito paco que los consume".

"Avanza la pandemia silenciosa del narcotráfico, que utiliza a los pobres como material de descarte, que promueve el sicariato, que seduce con dinero manchado de sangre a miembros del ámbito político, de la justicia y del mundo empresarial", advirtió.

Foto: Freepik

7 de cada 10 chicos son pobres en Argentina

"En la Argentina de hoy, siete de cada diez chicos son pobres; pibes con hambre, revolviendo basura, chicos no escolarizados, o con una instrucción demasiado básica, no pudiendo leer de corrido o interpretar un texto", reflexionó García Cuerva ante un Luna Park colmado de agrupaciones católicas.

Respecto a la falta de políticas públicas, el arzobispo detalló: "En muchos barrios se sigue viviendo entre las aguas servidas de no tener cloacas, con todos los riesgos que ello tiene en la salud y la calidad de vida de sus habitantes".

“La inflación es el impuesto de los pobres”

"Nos hemos acostumbrado desde hace años a soportar la podredumbre de la inflación, que es el impuesto de los pobres; y aguantamos el tufillo de dirigentes rápidamente muy ricos y gente trabajadora siempre muy pobre; hace rato que algo huele mal en la Argentina. La corrupción, el individualismo, el sálvese quien pueda, apestan, y casi que nos acostumbramos a vivir con esos males", lamentó García Cuerva.

El papa Francisco llamó a terminar con la grieta

Durante la misa se compartió con la comunidad presente una carta del Papa Francisco como cierre de la “Semana Mugica”. “En el cincuentenario de la muerte violenta del Padre Mugica quiero saludar a todos los que se reúnen para celebrar este aniversario”, escribió el Sumo Pontífice.

 “Como en toda celebración de la Iglesia  se da la ocasión para renovar la presencia fraterna y comprometida entre aquellos que cargan cruces pesadas. Les agradezco y los animo a continuar poniendo el corazón y el cuerpo al lado de los que sufren todo tipo de pobreza”, expresó Francisco en su carta.

Luchar contra toda injusticia y no ser indiferentes

 “El Padre Carlos alienta aún hoy a que en cada barrio se fortalezca una comunidad que se organiza para acompañar la vida de nuestro pueblo y nos interpela a luchar contra todo tipo de injusticia, a tener un diálogo inteligente con el Estado y con la sociedad”, destacó el Papa.

“(Mugica) Nos enseña a no dejarnos arrastrar por la colonización ideológica, ni por la cultura de la indiferencia. Pidamos al señor que los principios de la Doctrina Social de la Iglesia fructifiquen en nuestras comunidades y, a través de ellas, en toda la vida social”, afirmó Francisco.

“Que todos podamos buscar lugares de integración, descartando la descalificación del otro, no con silencios y complicidades, sino mirándonos a los ojos, reconociendo errores y erradicando la exclusión”, concluyó el máximo referente de la Iglesia Católica.

Con información de Infobae, Ámbito y Vatican News