|13/05/24 03:47 PM

Auroras en el fin del mundo: el impacto de las tormentas solares en la Patagonia y más allá

Aunque estas tormentas pueden ser visualmente espectaculares, también pueden ser peligrosas. La doctora en astronomía, Beatriz Elena García, detalló que los colores que vemos, se deben a la interacción de las partículas solares con los átomos y moléculas en nuestra atmósfera

13 de mayo, 2024 - 15:47

En una entrevista con El Interactivo (lunes a viernes, de 12 a 14, por Facebook y YouTube de Ciudadano. News), Beatriz Elena García, doctora en Astronomía, desglosó los misterios detrás del espectáculo natural de las auroras australes y boreales que recientemente cautivaron a observadores en diferentes partes del mundo a causa de la intensidad de una tormenta solar.

García explicó que los colores vibrantes de las auroras están vinculados al material atmosférico y a la interacción con partículas del viento solar. "Cuando las partículas del viento solar interactúan con los átomos de oxígeno en la atmósfera alta, alrededor de 100 kilómetros sobre la superficie terrestre, se produce una reacción que genera tonos rojizos y magentas. Mientras que el color verde está asociado con la interacción entre el oxígeno molecular y el nitrógeno a altitudes más bajas", detalló.

La experta enfatizó que, aunque estos fenómenos no tienen efectos significativos en la vida cotidiana, la reciente actividad solar provocó una espectacular exhibición de auroras australes en la Antártida, visible incluso en lugares poco comunes como Tierra del Fuego y Australia.

"El sol, a través de su actividad solar, inyecta constantemente partículas en el espacio, conocidas como viento solar. Durante períodos de máxima actividad solar, como el que estamos experimentando actualmente, estas inyecciones pueden ser más intensas. Sin embargo, la Tierra está protegida por su campo magnético, que desvía la mayoría de estas partículas, permitiendo que solo las que ingresan por los polos generen auroras", agregó García.

Sobre el monitoreo y las alertas, la astrónoma explicó: "El sol se monitorea constantemente para detectar eventos como las tormentas solares. Cuando se detecta una inyección significativa de materia coronal, se envían alertas a través de sistemas de monitoreo, permitiendo tomar medidas precautorias".

Además, García abordó el tema del ozono y su relación con estos fenómenos. "El ozono se produce por la interacción de la radiación ultravioleta del sol con las moléculas de oxígeno en la atmósfera. Aunque la producción de ozono es un proceso natural, la actividad humana puede influir en su reducción mediante la emisión de ciertos gases que alteran el equilibrio atmosférico”, señaló.

En cuanto a la seguridad, la científica destacó que las regiones cercanas a los polos, donde la capa de ozono es más delgada y la atmósfera menos densa, son más vulnerables a la radiación ultravioleta. "Es importante comprender estos procesos para proteger nuestra salud y el medio ambiente", concluyó García.

Las revelaciones de esta profesional argentina, especialista en cuestiones de astronomía, ofrecen una fascinante visión de la interacción entre el sol, la Tierra y la atmósfera, recordándonos la complejidad y la belleza del universo que habitamos.

Repasá la entrevista completa