Ciudadano News

Malestar por la nueva ley de alquileres: desde que entró en vigencia aumentaron un 245%

En declaraciones en el programa Metaverso, Víctor Beker, director del Centro de estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano detalló que esto genera problemas "colaterales"

15 Marzo de 2023 - 18:01

alquileresjpg-jpg.
alquileresjpg-jpg.

Los alquileres aumentaron un 245% desde que entró en vigencia la nueva ley que establece, entre otras regulaciones "un contrato de 3 años como mínimo, con ajustes anuales por medio de un índice que combina inflación y salarios". 

En 2022, este índice, que publica el Banco Central, subió 15 puntos menos que la inflación y pese a que todas las partes rechazan la norma, que aplica desde julio de 2020, no hay decisión política de reformarla o derogarla, "mientras el mercado está destrozado y las familias padecen las consecuencias", aseguró Víctor Beker, director del Centro de estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, en declaraciones en el programa Metaverso, lunes a viernes de 9 a 11 por Ciudadano News, contó por qué sucedió esto.

Las controversias son muchas en cuanto a esta normativa que es de cumplimiento obligatorio, muchos expertos aseguran que "ha distorsionado completamente un mercado que, a pesar de sus problemas, tenía un sistema de oferta y demanda que funcionaba para ambas partes".

Según un análisis realizado por el Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, sobre la base de información oficial del Banco Central de la República Argentina, el costo de los alquileres en Argentina tuvo un alza de 245% desde la entrada en vigencia de la nueva ley. Pasado a números, un alquiler pactado en 20 mil pesos el 1 de julio de 2020 se transformó en uno de 69 mil pesos al 1 de marzo de 2023.

“La ley Lipovetzky por lo menos logró algo que pocas veces se ha obtenido en el último tiempo y es que todo el mundo esté en desacuerdo, hay acuerdo en que todo el mundo está en desacuerdo, porque esto no conforma ni a los inquilinos, ni a los propietarios”, expuso Beker.

Además, el investigador remarcó: “Es un régimen que implica, por un lado, que los propietarios tienen que firmar contratos por tres años”, y a partir de ese momento, “el alquiler se ajusta, y una vez que se ajustó, se debe mantener congelado durante todo un año, con lo cual la inflación mes a mes va comiendo la rentabilidad”.

En este sentido, "para los inquilinos, implica unos ajustes repentinos en un solo mes del año", esto es que solo una vez al año se actualiza casi al 100% que es la inflación que hubo anualmente.

"Esto no es solo una cuestión de mercados, ya que el problema genera un malestar social que excede por mucho la cuestión numérica. Parejas que no pueden acceder a una vivienda, que deben compartir con sus padres, proyectos de vida o trabajo truncados por la imposibilidad de alquilar, son algunos de los daños colaterales", detalló.

¿Cuál es el pronóstico?

Según el entrevistado lo que viene es "peor", porque "con los niveles actuales de inflación, no es agradable para alguien que está alquilando. Estamos en el peor de los mundos, porque efectivamente con una tasa de inflación  de 100% anual no hay posibilidad de que haya crédito, qué crédito puede haber, y quién se anima a meterse en un crédito ajustable con una tasa de inflación del 100% anual”.

Entonces no solo es el alquiler sino los créditos y los UVA. Porque también "el tema habitacional es uno de los temas donde más pega la inflación, ya que no hay estabilidad de precios" y hoy la realidad es que miles de parejas jóvenes que quieren adquirir su primera vivienda "no pueden hacerlo".