|10/05/24 03:55 PM

Gracias a un chat el FBI detuvo a la expareja de una colombiana desaparecida

David Knezevich es el exesposo de Ana María Henao y es el principal sospechoso de la desaparición de la colombiana. La conversación escrita podría hundirlo definitivamente

Por Redacción

10 de mayo, 2024 - 15:55

El FBI cree estar a punto de resolver un caso que sería ideal para el guión de una serie de TV y que posee todos los matices de una verdadera historia aterradora del estilo policial. Se trata de la vida de David Knezevich, un serbio-estadounidense multimillonario, de quien se cree que elucubró un siniestro plan, para asesinar a su esposa, la colombiana Ana María Henao, con la que mantenía una disputa de divorcio.

El 2 de febrero del presente año fue el último día que los conocidos de Ana María Henao tuvieron contacto con ella, desde esa fecha no saben nada de su paradero. La colombiana vivía con su exesposo, pero tras separarse de él decidió irse a vivir a Madrid. España, en donde tenía varias amigas. Sus familiares se encuentran desesperados por lo que le pudo haber pasado.

La han buscado por todo lado, pero hasta el momento no hay rastro de ella. El principal sospechoso del caso es el ciudadano serbio David Knezevich, exesposo de Henao y con quien se había separado tres meses antes de su desaparición. El hombre fue capturado el pasado lunes cuando arribó al Aeropuerto Internacional de Miami.

La separación con Knezevich no había sido fácil, ya que Ana María pidió que se dividieran los bienes conyugales en partes iguales, pero al parecer el sujeto no quería. A esto también se le suma que después de dar por terminada la relación, la víctima se sentía vigilada por su exmarido.

El chat que hundiría al serbio

En las últimas horas se conoció un chat que podría hundir por completo a Knezevich y relacionarlo con la extraña desaparición de la colombiana. Los dos no se hablaban desde hacía algún tiempo, pero el sujeto decidió escribirle por WhatsApp el pasado 3 de febrero para pedirle un favor.

  • Knezevich (K): Hola bebé. Necesito tu ayuda.
  • Ana María (A): Hola bebé. Por supuesto, dime.
  • K: Tengo un amigo en Serbia que es escritor. Tiene un personaje pequeño que es colombiana. Él tiene pocas frases. Eso debe ser traducido del serbio/inglés al español colombiano. Como hablaría la colombiana, rola. ¿Eres capaz de traducir lo que te doy en inglés al colombiano perfecto?
  • A: Ohh, bebé, bueno, sabes que no hablo inglés. Tendría que confiar en el traductor y crearía oraciones rolas basadas en el contexto.
  • K: Sí. Yo lo vería traducido y luego lo arreglaría. “I met someone wonderful. He has a summer house about 2h from Madrid. We are going there now and I will spend a few days there. There is barely any signal though. I’ll call you when I come back. Kisses”. ¿Qué opinas?
  • A: ¿Arreglo este párrafo?
  • K: Sí.

Ana María, sin ningún problema, accedió a traducir la respectiva frase y por ello le respondió: “Conocí a una persona muy chévere. Tiene una casa de recreo a unas dos horas de Madrid. Ahora nos vamos y pasaré unos días allí, aunque apenas hay señal. Te marco cuando vuelva. Besos”.

Tras algún intercambio de palabras, Knezevich le pidió una nueva traducción sobre otro texto, aunque este era mucho más extraño que el anterior.

  • K: Uno más: “Yesterday after therapy I needed a walk and he approached me on the street! Amazing connection. Like I never had before”.
  • C: Eso está incompleto porque ¿quién se le acercó en la calle? Si lo hago literal como me lo enviaste, sería así: “Ayer necesitaba un paseo después de salir de terapia y XXX se me acercó en la calle, había una conexión increíble que no habíamos tenido antes”.
  • K: Un hombre se acercó a la mujer del párrafo anterior. Se acercó a ella en la calle. Como cuando caminas por la calle y te veo y voy hacia ti y empiezo coqueteando contigo linda.
  • C: “Ayer fui a caminar después de salir de terapia y un hombre se me acercó en la calle para coquetear y tuvimos una conexión increíble que no habíamos tenido antes”.

Tras ello, finalmente el serbio le agradeció a la mujer por su ayuda y los dos se despidieron. Hasta ahí todo estaría muy normal, pero la situación es sospechosa debido a que el mismo mensaje que tradujo Ana María, fue el que les llegó a las amigas de ella horas después de su desaparición.

A esto se le suma que por las fechas en las que se perdió el rastro de la colombiana, el ciudadano serbio también estuvo en España. Además, el día de la desaparición un hombre ingresó al edificio en el que se encontraba Ana María y, de manera sospechosa, roció con un spray las cámaras de seguridad, las características físicas del sujeto concuerdan con las de Knezevich.

Con la captura del hombre y estas nuevas pruebas, la familia de la colombiana espera poder saber qué le pasó a la mujer y acabar con la angustia que los invade desde hace varios días.