|15/05/24 04:00 PM

De la casa a la escuela: la importancia de la educación emocional

Reafirman que el trabajo en educación emocional debe iniciarse en el hogar, donde los padres desempeñan un rol fundamental como modelos y guías emocionales

15 de mayo, 2024 - 16:00

Lorena Bottero, reconocida neurosicoeducadora, resaltó en una reciente entrevista con El Interactivo (lunes a viernes, de 12 a 14, por Facebook y YouTube de Ciudadano. News), la trascendental relevancia de la educación emocional en el desarrollo integral de los niños y adolescentes, haciendo hincapié en que esta labor debe comenzar en el hogar y extenderse al ámbito escolar desde edades tempranas.

"Es importante que se arranque desde la casa", expresó Bottero, subrayando el papel fundamental de los padres como los primeros educadores emocionales. Argumentó que la gestión emocional no debe limitarse únicamente al entorno escolar, sino que debe ser fomentada desde el hogar. Instó a los padres a profundizar en el tema y a los colegios, desde los jardines de infantes, a implementar metodologías que promuevan el desarrollo de habilidades emocionales desde los 3 años de edad.

Bottero también abordó el tema de la adolescencia, señalando que esta etapa de la vida conlleva una transformación significativa en el cerebro adolescente, donde se experimenta una segunda ventana de plasticidad cerebral. Enfatizó la importancia de trabajar aspectos como la tolerancia a la frustración desde edades tempranas, para formar adultos capaces de gestionar los desafíos de la vida.

“Venimos de mucho tiempo formateados de creer que el error está malo, porque vamos a una evaluación para sacarnos un 10 y hoy en realidad sabemos que del error se aprende", dijo la entrevistada.

Asimismo, la experta advirtió sobre los riesgos del exceso de uso de pantallas en niños y adolescentes, destacando sus repercusiones en el desarrollo cognitivo y emocional. Propuso la necesidad de limitar el tiempo frente a las pantallas y promover una reconexión con las emociones, tanto en adultos como en niños.

“Los adultos de hoy crecimos desconectados de las emociones, antes en la educación llorar era de débil, los varones no lloraban, te hacías mal y te decían, 'no pasó nada'. Hay una desconexión de los adultos con las emociones que se traduce en los chicos, entonces hay que volver a trabajar primero en los adultos, volver a conectarnos con nuestras emociones", explicó la neurosicoeducadora.

"Hoy sabemos que el exceso de pantallas trae problemas en el desarrollo del cerebro de los niños y adolescentes", afirmó Lorena Bottero. "Hay que empezar a volver a conectarse de nuevo con el tema de las emociones".

Repasá la entrevista completa