|04/01/22 05:55 PM

La cepa de COVID-19 hallada en Francia aún no es considerada preocupante

Mientras se espera que la OMS investigue la nueva variante, especialistas señalan que no difiere demasiado de las demás que están siendo monitoreadas

Por Redacción

04 de enero, 2022 - 18:00

Mientras la variante del coronavirus Ómicron se expande mediante transmisión comunitaria en cada vez más países, investigadores epidemiológicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) empiezan a estudiar una nueva variante hallada en diciembre en Francia. La cepa denominada B.1.640.2 fue identificada inicialmente en Marsella por un grupo de científicos del Centro Mediterráneo de Infecciones (IHU), quienes analizaron muestras de pacientes procedentes de la localidad de Forcalquier, en Alpes de Alta Provenza.

Según lo descripto en un artículo preliminar elaborado por expertos de un programa gubernamental francés, la nueva variante contiene 46 mutaciones con respecto a la original del SARS-CoV-2. Por el momento, y teniendo en cuenta que dichos estudios deben ser revisados por pares de la comunidad científica, no se sabe con precisión cuál es su grado de transmisibilidad ni letalidad.

“Tenemos varios casos de esta nueva variante en el área geográfica de Marsella. La llamamos variante IHU. Se acaban de enviar dos nuevos genomas identificados” explicó Philippe Colson, director de la unidad que obtuvo las muestras donde se identificó la cepa. 

Lo que sí se observó en los primeros estudios es que IHU cuenta con la mutación E484K, la cual podría hacerla más resistente a las vacunas; también tiene la mutación N501Y, que se vio por primera vez en la variante Alpha, que la haría más transmisible.

 

No obstante, dichas características están siendo estudiadas por la OMS, que deberá dar definiciones al respecto de acuerdo al criterio utilizado para clasificar todas las variantes de coronavirus.

“Recordemos que hay únicamente 5 variantes de preocupación clasificadas por la OMS: Alpha, Beta, Gamma, Delta y Ómicron. Hay dos variante de Interés que son Mu y Lambda y hay una tercera categorías de variantes que son observadas permanentemente que son variantes en monitoreo. Dentro de ellas hay cinco, de las cuales una es esta nueva detectada”, explicó el doctor Humberto Debat, virólogo e investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria en Córdoba, consultado por Infobae.

El experto señaló, además, que la reciente alerta por esta variante francesa se debe al estudio preimpreso presentado, el cual aún no ha sido revisado por otros científicos ni por la misma OMS de manera oficial. Según explicó, el responsable de esta investigación es el investigador francés Didier Raoult, quien en su momento fue un defensor acérrimo del tratamiento alternativo de COVID-19 con hidroxicloroquina publicando trabajos que luego debieron ser retirados por fallas en metodologías y análisis de datos.

En el mismo sentido, el investigador asegura que lo único novedoso hasta el momento es "una caracterización genética evolutiva en la cual se detectaron mutaciones varias". Se refiere a lo que los responsables del informe preimpres informaron como la presencia de 37 deleciones, es decir, mutaciones genéticas que implican la pérdida de material.

"No hay ningún aspecto epidemiológico asociado a esta variante. Es decir que no se ha visto una expansión, no se ha registrado un cambio en la clínica de los pacientes, no se ha visto un cambio en la efectividad de las vacunas o que esté reemplazando otras variantes" define Debat. "No hay registro de que esta nueva versión del virus se comporte de forma distinta. Tampoco hay información biológica experimental que demuestre una mayor infección o contagio” concluyó.