Ciudadano News
Recuperar el equilibrio digital

Aconsejan teléfonos menos complejos y adictivos que los inteligentes

La llamada Generación Z está adoptando los dumbphones para desconectar de las redes sociales. En El Interactivo habló una psicológa

Redacción

Por Redacción

13 Junio de 2024 - 17:23

telefonos
telefonos web

El uso de teléfonos móviles no inteligentes es uno los principales motivos por los cuales los especialistas están avanzando para que las personas que utilizan smartphones comiencen a recuperar el equilibrio digital combatiendo la adicción a la conectividad sin límites.

Clara Oyuela, psicóloga, argumentó, en el noticiero  El Interactivo (lunes a viernes, de 12 a 14, por Facebook y YouTube de Ciudadano.News), la importancia de recuperar el uso de los dumbphones: 

"Ojalá pase que se vuelva masivo, sobre todo pensar en la posibilidad de generar cambios en relación con la niñez y adolescencia y pensar que podamos como sociedad llegar a plantear la posibilidad que los niños y los adolescentes como paso previo al celular inteligente puedan utilizar este tipo de celulares sin internet y sin redes sociales, que para ellos acompañan una forma mucho mejor y más responsable el desarrollo y la etapa madurativa en la que ellos están.

"En los que estamos en el rubro educación es uno de los mayores focos de preocupación hoy en día el tema del celular en las escuelas, en relación con los niños, a los adolescentes, todas las problemáticas que aparecen en relación con el uso, todo lo que es acoso sexual, escraches, grooming, como interfiere el celular dentro de las mismas clases, la falta de concentración, de aprendizaje. 

"En muchos adolescentes los problemas de sueño, entonces por ahí llegan a la escuela habiendo dormido 4 horas, obviamente hay todo un circuito como que se desequilibra porque un adolescente de 15, 16 años que llega habiendo dormido 4 horas porque estuvo en las redes sociales en la noche, eso interfiere en el aprendizaje".

" Lo que a mí me preocupa es la parte emocional de todo esto y como que en algún punto toma todas las áreas", indicó la profesional de la salud".

Y añadió: "Me pregunto qué pasa con los adultos, si sucediera esto de quedarnos sin el celular porque vengo haciendo experimentos de desconexión al celular, una desconexión de 4 días, y tanto adolescentes como adultos que se desconectaron escribieron ahí sus registros de desconexión durante esos 4 días y lo que es llamativo es que en una amplia mayoría lo que aparece durante la desconexión, tanto en adultos como en adolescentes, aparece esta sensación de entrar un vacío difícil de sobrellevar".

 "Que en realidad ese vacío es la sensación de aburrimiento, de no saber qué hacer con el tiempo, de un silencio que se vuelve enorme y que uno en algún punto tiene que reaprender sobre ese silencio porque son 4 días en donde uno entra en un estado diferente al que uno está permanente viviendo y de repente aparece esta sensación".

"Como escribía una adolescente, solamente somos dos, mis pensamientos y yo. Todo lo que eso conlleva para bien o para mal en el sentido de lo que es para ellos un desafío enorme de sobrellevar y si pensamos que la adolescencia en algún punto es una etapa más vulnerable, como también lo es la niñez, para un adolescente entrar en ese espacio vacío lleno de interrogantes es un desafío, pero bienvenido porque en algún punto no es casual que en ese tiempo de desconexión, tanto en adultos como en adolescentes, aparezcan en esos 4 días las preguntas de lo existencial", consideró. 

Recordó que, "hace poco se desconectó un hombre que se llama Sebastián, de Buenos Aires. Es adulto y en su registro de desconexión escribió que fue a buscar a su hija a la salida del jardín y esos 15 minutos esperando sin el celular fueron una pesadilla, no sabía qué hacer en esos 15 minutos". 

"También le pasó que fue a un recital y se la pasó batallando con él mismo internamente porque una parte de él decía, Sebastián, tenés que disfrutar de este momento, no importa si no lo podés postear y no lo podés mostrar, disfrutálo. Y una parte de él quería sacar una foto, quería hacer el video y adentro de él surgieron preguntas como, por qué necesito mostrar esto".

"Esto le pasó a la mayoría de los que hacen desconexión, de poder entrar en ese tiempo de reflexión que parece ser que con este ritmo tan acelerado del día a día nos cuesta poder frenar y hacernos este tipo de preguntas son clave", narró.