|14/05/24 06:04 PM

Milei: un fenómeno político y mediático

El analista político Luis Tonelli afirmó a Círculo Político que las reglas tradicionales de la ciencia política no se aplican al Presidente, quien ha irrumpido en el espacio público de manera impactante

Por Redacción

14 de mayo, 2024 - 18:04

En una entrevista exclusiva con Círculo Político (lunes a viernes, de 14 a 16, por Ciudadano Radio 91.7), el analista político Luis Tonelli compartió sus reflexiones sobre el fenómeno político que representa Javier Milei. A continuación, presentamos los testimonios destacados:

Un fenómeno nuevo

Tonelli describió a Milei como un fenómeno político “nuevo” y “tectónico” dentro de la historia argentina. Afirmó que las reglas tradicionales de la ciencia política no se aplican a Milei, quien ha irrumpido en el espacio mediático y público de manera impactante. Desde la virtualidad, todo parece posible, incluso manejar un Fórmula 1 desde una computadora. Sin embargo, Tonelli advierte que este fenómeno no se traduce automáticamente en gobernabilidad efectiva.

“Es un fenómeno nuevo y casi tenemos que tomar apuntes y pontificar, el Manual de Ciencias Políticas no sirve para Milei, es un fenómeno realmente nuevo dentro de las continuidades argentinas que son tectónicas y que los hace a veces llevarse la pared por delante”, afirmó el analista político.

 

División de Trabajo

El analista señaló una marcada división de trabajo entre Milei y su hermana. Mientras él se ocupa de la economía y llena el espacio mediático, su hermana desplaza a figuras experimentadas en áreas como el jefe de Gabinete y el ministro del Interior. El otro gurú mediático, Santiago Caputo, también parece ser un aliado clave en esta dinámica.

 “Milei se ocupa de rellenar el espacio mediático y público, que es la función que mejor saber hacer, porque, finalmente, antes que una democracia de espectáculo es un espectáculo como democracia, todavía no hay podido sacar una ley, sin embargo, han llenado el espacio como de una gobernabilidad absolutamente activa”, definió.

 

“Más showman que gobernante”

Tonelli observa que Milei se presenta como un “jugador neutro” por encima de la política tradicional. Utiliza términos religiosos y su mesianismo virtual lo coloca en una posición peligrosa. Aunque Milei se pasea por el mundo, no lo ve como un gobernante efectivo. Su habilidad para crear contenido y su estilo showman lo han catapultado al centro de la atención pública.

“Ahora, lo de Milei es completamente diferente, aparece por encima de toda la política, en teoría, se llama ‘jugador neutro’, y donde, si hay un problema, es el principal de revelación, él está por arriba y usa continuamente términos religiosos y finalmente pertenece al terreno de lo no visto. En un punto, ese mesiazgo virtual que hace, lo lleva a una cuestión que tiene que ver con algo muy peligroso”, se anima a analizar Tonelli.

 

La nueva política y la audiencia

Tonelli compara la nueva política con la vieja. La gente, ahora considerada audiencia, se ha convertido en el concepto central. La privatización de lo público y la publicitación de lo privado son tendencias preocupantes.

En este contexto, para el analista, Milei emerge como un fenómeno singular, desafiando las categorías políticas tradicionales: “Ahora, publicitar lo privado es llenar el espacio público que tendría que estar lleno de discusiones interesantes de estupideces”.

 

Milei: más allá de los símbolos

En el complejo escenario político argentino, Javier Milei se ha convertido en un fenómeno mediático y político. Aunque aún no ha impulsado leyes concretas, su presencia activa y su estilo de “ultraactividad” han generado un impacto significativo. Veamos algunos aspectos clave que señala Tonelli:

  • El contraste con el gobierno anterior: Tonelli señala que Milei es la antípoda del gobierno anterior. Mientras aquel se caracterizó por la inacción, Milei se presenta como un agente de cambio constante.

 

 

  • La ideología libertaria: plantea que las fuerzas políticas, económicas y sociales deben actuar sin intervención estatal. Sin embargo, esta visión epistemológica choca con la realidad. El mercado, como organizador total, es una metáfora caduca, y el liberalismo actual es un “libertariarismo de intervención conservador”.

 

  • El optimismo virtual: aunque Milei genera optimismo entre operadores de bolsa y bonos, su mensaje es virtual. “En un mundo híperlíquido, ¿puede traducirse en verdadero crecimiento económico?” (se pregunta el analista).  La caída del consumo, la falta de gasto público y la indexación de dólares plantean desafíos.

 

  • Intereses particulares y democracia clásica: el actual gobierno argentino está marcado por intereses particulares. La mitad del Gabinete tiene vínculos con empresas: “Lo que veo de lo novedoso no acompaña lo que es el Gobierno en una democracia clásica, que tiene sus poderes, su federalismo, sus intereses y, por otro lado, lo único que veo es que está repleto de intereses particulares, mitad del gobierno es empleada de Eurnekian, la otra de Techint, hay precios salariales deprimidos y los contratos están indexados en dólares".

Producción periodística: Martín Gastañaga, Enrique Villalobo y Daniel Gallardo