|12/05/24 07:22 PM

Falleció Roger Corman, el rey del cine Clase B

El director y productor, menospreciado por la elite del cine, era amado por grandes cineastas de la talla de Martin Scorsese y Francis Cóppola

Por Redacción

12 de mayo, 2024 - 19:22

El productor de cine estadounidense Roger Corman, artífice de cientos de películas de terror, ciencia ficción y crimen de bajo presupuesto -apodado por eso "el rey de la serie B"- falleció a los 98 años, según informaron sus familiares en la mañana del domingo.

En un comunicado publicado en su página oficial de Instagram, su esposa Julia y sus hijas Catherine y Mary contaron que Corman murió el jueves en su casa de Santa Monica (California), rodeado por su familia.

Nacido en Detroit en 1926, Corman produjo más de 300 películas y dirigió medio centenar de ellas.

Gracias a su capacidad para resolver producciones con presupuestos mímimos, el realizador pronto se ganó la reputación de maestro del cine independiente, lo que le valió el apodo popular de "el Rey del Culto".En su filmografía fue anotando clásicos como El falso escultor (1959), La máscara de la muerte roja (1964), una de varias adaptaciones que hizo de textos de Edgar Allan Poe), Los Ángeles del Infierno (1966), La carrera de la muerte del año 2000 (1975), Grand Theft Auto (1977) y hasta un clásico "del palo" como Rock'n'roll high school (1979), con música y cameos de los Ramones, que admiraban sus películas.

El sitio Internet Movie Database atribuye a Corman la dirección de 55 películas y la producción de unas 385 entre 1954 y 2008.

Menospreciado por la historia canónica del cine, Corman fue, sin embargo, un padrino más que generoso de incontables talentos, y se convirtió en una figura de culto entre los aficionados al séptimo arte pese a no contar con los medios de las grandes productoras.

Martin Scorsese filmó para él El tren de Berta (1972), Jack Nicholson debutó en el cine de su mano con Grita, asesino (1958), Robert de Niro le debe uno de sus primeros papeles con Mamá sangrienta (1970) y Francis Ford Coppola hizo con él su ópera prima con Batalla más allá del sol (1962), entre otros. Por él se estrenaron internacionalmente Gritos y susurros, de Ingmar Bergman, Amarcord, de Federico Fellini, y El tambor de hojalata, de Volker Schlöndorff, las dos últimas galardonadas con sendos Oscar.

Algunos de los directores con los que trabajó al principio de su carrera le dieron papeles en sus propias películas cuando se convirtieron en directores de éxito por derecho propio. Así, Corman tiene apariciones en pequeños roles en pantalla en El Padrino II, de Coppola; El silencio de los inocentes y Philadelphia, de Jonathan Demme, y Apollo 13, de Ron Howard.