Ciudadano News

Con 300 curvas en solo 12 Km, cuál es el camino más lindo del norte

Está en la provincia de La Rioja, donde deslumbra en medio de escenarios espectaculares

14 Septiembre de 2023 - 20:45

01639f76-5451-4e34-869b-d46138096937-jpg.
01639f76-5451-4e34-869b-d46138096937-jpg.

La Ruta Nacional 40, a lo largo de su extenso recorrido, depara paisajes y desvíos que nos conducen a lugares increíbles, y uno de ellos está ubicado en la provincia de La Rioja, tiene 12 kilómetros de extensión y 300 curvas de una ruta escénica que es conocida por los paisajes espectaculares que la rodean. 

El nombre oficial es Cuesta de Miranda, que además tiene un alto valor histórico, porque ancestralmente pertenecía al Camino del Inca. Su nombre es en honor a Juan de Miranda, el antiguo propietario de estas tierras, y está asfaltado desde 2011, ya que antes este trayecto era de ripio, y se ensanchó para hacerla más segura. 

La Cuesta es un camino de cornisa que posee impresionantes farallones de color ladrillo de sus dos lados, y que atraviesa el paso entre la Sierra de Sañogasta y la Sierra de Famatina en un marco de gran belleza escénica. Entre las recomendaciones para viajeros, destaca realizar el trayecto con cuidado y bien descansado, debido a la complejidad de sus curvas que exigen la máxima atención del conductor. 

El Río Miranda baja potente en un valle que linda con el camino, y otro de los puntos interesantes es la quebrada “La Pelea”, que recuerda una batalla en que se enfrentaron los unitarios y federales en 1867. 

La altura máxima de la Cuesta de Miranda es de 2.040 metros sobre el nivel del mar, y en ese punto más elevado cuenta con un gran mirador al que se conoce como “Bordo Atravesado”.

Cómo llegar

Desde la capital de La Rioja hasta la Cuesta de Miranda hay una distancia de 213 kilómetros: para llegar primero hay que tomar la Ruta Nacional 38 y luego seguir por la Ruta Provincial 74 hasta Nonogasta.

Desde esta localidad se inicie el recorrido mas turístico que tiene el trayecto. Se recomienda evitar viajar hasta allí en invierno, por las fuertes nevadas, y en el verano por la gran cantidad de lluvias que se registran.