Ciudadano News
¿Rebelión cegetista?

Un sector de la CGT tomó una medida que encendió las alarmas en el Gobierno

Gremialistas del ala moyano-kirchnerista anunciaron acciones que podrían cancelar el diálogo que mantienen los menos belicosos con la Casa Rosada.

Redacción

Por Redacción

6 Julio de 2024 - 18:22

Un sector de la CGT tomó una medida que encendió las alarmas en el Gobierno

Luego de las profundas diferencias que mostraron los gordos cegetistas con Pablo Moyano por la 'Ley Bases' y la convocatoria a la movilización que terminó con graves incidentes frente al Congreso, la llamada 'mesa chica' se reunirá el miércoles próximo para empezar a definir sobre un tema que genera debates internos: cómo seguirá la relación con el Gobierno.

En ese encuentro, el sector dialoguista formalizará una tregua en su pelea con el hijo mayor de Hugo Moyano, Pablo, quien ocupa el cargo de secretario Adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones y Afines (Sichoca).

Según se supo, en la reunión se analizará la estrategia judicial que algunos popes cegetistas pretenden impulsar en protesta por la caída del empleo, la restitución de Impuesto a las Ganancias, la recomposición salarial y algunos puntos de la modernización laboral que, según ellos, "atentan contra los derechos laborales", como el que penaliza los bloqueos sindicales o el que crea la figura del trabajador independiente.

Hasta ahora, como un gesto de buena voluntad hacia el Gobierno por parte de la central obrera, disfrazarían su cometido haciendo que las denuncias judiciales no sean impulsadas desde Azopardo al 800 sino desde los sindicatos. 

En ese sentido, el secretario de Relaciones Internacionales cegetista, Gerardo Martínez (UOCRA), dijo que serán respetadas "las acciones soberanas que tiene cada organización sindical en su actividad para defender sus derechos, más allá de lo que pueda hacer la CGT como tal".

Pero en la central obrera no todos están de acuerdo en la forma en que se pretende realizar la presentación, lo que vuelve a profundizar la división en el sindicalismo. 

A una reunión que tuvo lugar en la sede de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), encabezado por Pablo Moyano (Camioneros) y Sergio Palazzo (bancarios), no concurrieron el líder de la CATT, Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), ni su adjunto, Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), entre otros, que prefirieron tomar distancia a la espera de que la CGT defina su estrategia contra Ganancias. 

Además de Moyano y Palazzo, estuvieron presentes los sindicalistas Juan Pablo Brey (aeronavegantes), Mario Manrique (SMATA) y Raúl Durdos (SOMU) y la exdirectora de Asociaciones Sindicales del Ministerio de Trabajo durante el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, Mónica Rizzotto.

Los sindicatos del ala moyano-kirchnerista de la CGT resolvieron en esa reunión que denunciarán ante la Justicia la inconstitucionalidad de la reinstalación del Impuesto a las Ganancias y realizarán una movilización ante el Palacio de Tribunales el día en que hagan la presentación.

Mientras los encuentros se suceden, los abogados de la central obrera trabajan en el análisis de la situación jurídica que rodea la reinstalación de Ganancias para aconsejar un curso de acción, que es el mismo camino que se siguió cuando el presidente Javier Milei dictó el DNU 70 que incluía la reforma laboral, que finalmente fue suspendida por la Justicia ante una impugnación que impulsó la central obrera.

Sin embargo, según se adelantó en el encuentro, los abogados de cada espacio armarán la presentación judicial per se, y "el día de la presentación va a haber una gran movilización a Tribunales para que los jueces entiendan que el salario no es ganancia".

La fracción más dura de la CGT, donde se ubican Pablo Moyano y el gremialismo K, presionará para concretar una segunda etapa del plan de lucha, quizás con un paro de 36 horas con movilización, aunque el ala dialoguista, que ya negoció con el Gobierno el recorte de 42 artículos de la reforma laboral, es proclive a intentar conversar con funcionarios de la Casa Rosada con el objetivo de atenuar el ajuste y de paso evitar medidas que perjudiquen al poder sindical.