|20/01/22 07:12 PM

Brutal: le cortaron cuatro dedos a un repartidor para robarle

El hecho ocurrió en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Debido a lo ocurrido, el dueño del local de comidas tomó una drástica decisión

Por Redacción

20 de enero, 2022 - 19:01

Un joven de 19 años fue brutalmente herido en Tucumán; le cortaron los cuatro dedos de la mano solo con la intención de robarle. El hecho ocurrió el pasado lunes 17 de enero en la ciudad de San Miguel cuando la víctima trabajaba como repartidor y preparó un pedido para llevar a un domicilio cercano.

Cuando se trasladaba para entregar la comida fue abordado sorpresivamente por un delincuente que, sin mediar palabra, lo atacó con un machete para asaltarlo y le cortó cuatro dedos de su mano izquierda. 

Según relataron protagonistas del hecho “el ladrón se le cruzó al repartidor mientras circulaba en su moto y lo atacó de repente” y aseguraron que “el machete iba directamente al cuello o a la cara”, por lo que el chico levantó el brazo para defenderse y el filó le dio en los dedos.

“No sabíamos si lo quería matar o robarle la moto”, expuso el encargado del restaurante de dónde salió el trabajador aquella noche.

De acuerdo con la información oficial, a pesar de lo sucedido, el agresor huyó con rumbo desconocido y aún es buscado por la Policía.

Por su parte, el damnificado se encuentra en buen estado de salud, pero comunicaron que se encuentra “angustiado” y tomando medicación para las heridas “porque se quedó casi sin dedos”.

La decisión del local de comidas

Según reveló Infobae, el dueño del lugar de comidas `El Turco´ -en donde trabaja el joven- a raíz de lo sucedido tomó una drástica decisión; suspendió los repartos nocturnos y reacomó a los cadetes de la noche. Hoy, sólo funcionan bajo la modalidad de take away. Es decir, el cliente pide por teléfono y lo retira en alguno de los dos locales.

Si bien el comercio comenzó el sistema de reparto a domicilio durante la pandemia "para mantener la clientela", los robos se convirtieron en la principal amenaza para el negocio. En casi dos años fueron siete las motos que perdieron los cadetes en hechos de inseguridad, aunque jamás se llegó al nivel de brutalidad como el que le ocurrió a Martín.