|15/05/24 09:54 PM

La fiebre de Oropouche amenaza con desterrar la gravedad del Dengue

Las autoridades sanitarias del gobierno de Lula da Silva está en alerta ante la amenaza de una mayor propagación, implementándose un programa de análisis de sangre a gran escala

Por Redacción

15 de mayo, 2024 - 21:54

El Gobierno de Lula da Silva alertó sobre el crecimiento de contagios a causa de la fiebre de Oropouche en el país, enfermedad transmitida por una especie de mosquito y con síntomas parecidos a los del dengue.

Según lo publicado por el ministerio de Salud, Brasil suma actualmente 5.102 casos de este padecimiento, de los cuales 2.947 se encuentran en el Estado de Amazonas y 1.528 en Rondônia.

El resto de las afecciones se registraron o están siendo investigadas en los estados de Bahía, Acre, Espírito Santo, Pará, Río de Janeiro, Piauí, Roraima, Santa Catarina, Amapá, Maranhão y Paraná.

Como su nombre indica, esta enfermedad es causada por el virus Oropouche que se transmite al ser humano principalmente a través de la picadura del denominado jején Culicoides paraensis, más conocido como maruim o mosquito de la pólvora.

Descubrimiento

Este virus se detectó en Brasil, por primera vez, en la década de 1960 a partir de un análisis de sangre de un perezoso capturado durante la construcción de la autopista Belém-Brasilia. Desde entonces, se evidenciaron casos aislados y brotes en el país, principalmente en los estados de la región amazónica. También se notificaron algunos casos y brotes menores en otras naciones de Latinoamérica, como Panamá, la Argentina, Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela.

"Desde hace algunas semanas, se ha producido una propagación a otras regiones de Brasil. No nos estamos concentrando solo en el norte, que fue el primer momento. Pensábamos que se iba a concentrar, pero hemos visto que se ha extendido", declaró la secretaria de Vigilancia Sanitaria y Ambiental del Ministerio de Salud, Ethel Maciel. Y planteó, a su vez, un panorama de la problemática: 

"Introdujimos la vigilancia de esta nueva enfermedad, elaboramos directrices para la observación clínica. No teníamos ningún manual ni protocolo para la fiebre de oropouche. Distribuimos las pruebas a toda la red Lacen (laboratorios centrales) y, como resultado, estamos consiguiendo captar y hacer el diagnóstico correcto de esta enfermedad", explicó la funcionaria sanitaria.