|13/05/24 10:55 PM

Illa y Puigdemont van en busca de la Generalitat de Catalunya

Una vez elegido el presidente del Parlamento catalán, los aspirantes a ser cabeza del gobierno deberán obtener una mayoría absoluta para ser elegidos en primera instancia. Detalles del proceso

Por Redacción

13 de mayo, 2024 - 22:55

El nuevo presidente del Parlamento catalán, que se elija el 10 de junio, tendrá en sus manos designar al candidato que se presentará en primer lugar a una investidura, y se calcula que la decisión esté entre el candidato socialista (PSC), Salvador Illa, o bien, el de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont.

Para designar a uno de los dos candidatos, la nueva presidencia a asumir debe proponer un candidato tras reunirse con todos los grupos parlamentarios y así dilucidar qué candidato tiene más opciones de superar la votación de investidura.

En este sentido, las negociaciones entre los partidos para elegir la composición de la Mesa del Parlament pueden resultar esenciales, de cara a una futura investidura.

El candidato propuesto a ser investido presentará al pleno su programa de gobierno, solicitando la confianza de la Cámara de Diputados, y tras un debate, se procederá a la votación. Para que sea investido con los votos de la mayoría absoluta debe ser acompañado por 68 diputados, de un total de 135, en primera instancia.

En el caso de que no se apruebe el candidato, se podrá someter dos días después a segunda votación, en la que bastará la mayoría simple (opción con más votos); y si tampoco supera esta segunda votación, se tramitará otro posible aspirante a conducir la “Generalitat”.

Si pasan 60 días desde la primera votación de investidura y no se ha podido elegir a ningún candidato, el Parlamento se disolverá automáticamente y el presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, deberá convocar nuevas elecciones de manera inmediata para que se hagan en un lapso de 47 días después de la convocatoria, con una campaña electoral reducida a 8 días.

En el proceso hacia la investidura, el primer paso es constituir el Parlamento y la Presidencia de la cámara, con una sesión que se deberá celebrar a más tardar el 10 de junio, 20 días hábiles después de las elecciones, según el reglamento de la cámara.

Acto seguido, el presidente o presidenta de la Cámara tendrá 10 días hábiles para proponer un candidato a la investidura, un plazo que, tentativamente, finalizaría el 25 de junio.

Tanto Illa como Puigdemont van en busca de la tan ansiada investidura como presidente de la región, económicamente, más poderosa de España.