|14/05/24 10:51 PM

Corea del Norte, sospechada de robar US$ 3.600 millones en criptodivisas

Mediante una red de trabajadores especializados en informática y diseminados en el extranjero, Kim Jong un consigue financiación para mantenerse en el poder 

Por Redacción

15 de mayo, 2024 - 11:44

Se supo que Corea del Norte blanqueó 147,5 millones de dólares a través de la plataforma de divisas virtuales Tornado Cash, en marzo pasado, después de haber infringido la seguridad de una bolsa de criptodivisas, según un reporte confidencial de los supervisores de sanciones de Naciones Unidas (ONU), al que la Agencia Reuters accedió, este martes 14 de mayo.

Los auditores dijeron a un comité de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, a través de un documento detallado, que habían estado investigando 97 presuntos ciberataques norcoreanos a empresas de criptodivisas entre 2017 y 2024, con vulnerabilidades valuadas en unos 3.600 millones de dólares.

Los ataques incluyen uno con más evidencia en particular, donde se habrían extraído ilegalmente 147,5 millones de dólares de la bolsa de criptomonedas HTX, antes de ser blanqueados en marzo de este año, dijeron los investigadores al comité, citando información de la firma de análisis de criptomonedas PeckShield y de la compañía de investigación de blockchain Elliptic.

Solo en 2024, los expertos dijeron que habían estado observando "once robos de criptodivisas valorados en 54,7 millones de dólares", y agregaron que muchos de ellos "pueden haber sido realizados por trabajadores de Tecnología Informática de la RPDC (Corea del Norte), contratados inadvertidamente por pequeñas empresas relacionadas con cripto".

Los monitores señalaron, a su vez, que los trabajadores especializados en informática de Corea del Norte, que operan en el extranjero, generan "ingresos sustanciales para el país".

Conocida formalmente como República Popular Democrática de Corea (RPDC), el régimen de Kim Jong un está sometido a sanciones de la ONU desde 2006 y esas acciones se han reforzado a lo largo de los últimos años, en un intento de recortar la financiación a sus programas de desarrollo de submarinos lanzamisiles y de cohetes balísticos de largo alcance.