Ciudadano News
Doble asesinato

Murió Nicolás Gil Pereg, el "hombre gato" que fue condenado por matar a su mamá y su tía

Se encontraba internado en el Hospital El Sauce desde el 2020, Allí cumplía condena de prisión perpetua por el asesinato de su madre y su tía.

Redacción

Por Redacción

8 Julio de 2024 - 07:58

Nicolás Gil Pereg/
Nicolás Gil Pereg/ Fuente: Web

Este domingo en la noche se confirmó la noticia de la muerte de Nicolás Gil Pereg, el israelí que fue condenado a presión perpetua por los conmocionantes asesinatos de su madre y su tía en enero del 2019.

El apodado "hombre gato" falleció tras descompensarse en el Hospital El Sauce, donde se encontraba internado desde el 2020. Si bien fue asistido por los profesionales del nosocomio, no lograron reanimarlo.

La fiscal de Homicidios, Andrea Lazo, abrió una investigación de rigor, si bien no se encontraron signos de violencia a simple vista, el resultado de la autopsia será clave para determinar cuál fue la causa de la muerte del doble asesino.

Debido a varios incidentes que tuvo en el hospital, trascendió que intentaron trasladarlo a un pabellón psiquiátrico del Penal de Almafuerte II, pero la jueza desestimó ese pedido. En diciembre del 2023, fue trasladado al Hospital Central debido a una insuficiencia venosa, donde le diagnosticaron trombosis.

El caso por el que fue condenado

A mediados de enero del 2019, comenzó la búsqueda de dos mujeres israelíes que estaban en Mendoza y cuyo paradero era desconocido. Diez días después, con Gil Pereg ya detenido e imputado, encontraron los cuerpos de Lily Pereg y Phyria Sarusi en su propiedad. El 26 de enero del mismo año, fue imputado por homicidio agravado por el vínculo y homicidio simple.

Pyrhia Sarusi y Lily Pereg, las víctimas del doble crimen ocurrido en 2019 en Mendoza. (Foto: gentileza Los Andes)
Lily Pereg y Phyria Sarusi las hermanas asesinadas.

De los detalles escabrosos sobre el caso se determinó que el joven asesinó primero a tiros a su tía y posteriormente a su madre, quien se resistió y luchó contra él hasta que le quitó la vida. Además, los datos de la autopsia indicaron que el hombre les clavó hierros en distintas partes del cuerpo, como la vagina y el ano.

Los cuerpos fueron hallados en el predio donde vivía Gil Pereg, en la calle Roca de Buena Nueva, frente al cementerio. Los enterró, colocó piedras encima y luego cubrió con escombros y vigas.

Finalmente, tras un largo juicio por jurado, el 3 de noviembre de 2021, fue condenado a prisión perpetua, pese a los intentos de su defensa de hacer pasar el doble crimen de las hermanas israelíes por una situación de inimputabilidad en un contexto de "maullidos de gato" en el Polo Judicial Penal.