|23/06/22 08:21 AM

Las pruebas ‘Aprender’ mostraron sin tapujos el deterioro educativo

Las evaluaciones, que se llevaron a cabo en diciembre de 2021 en todos los distritos del país y cuyos resultados se conocieron en las últimas horas, mostraron deterioro en casi todas las áreas, con un alto retroceso en comprensión y lectoescritura

23 de junio, 2022 - 08:21

Como cada vez que se evalúa la calidad de la educación en la Argentina, sea en el nivel que sea, con las pruebas ‘PISA’, las ‘Aprender’ y otras instancias provinciales, los resultados distan de ser satisfactorios.

Por el contrario, invitan al desasosiego y a pensar que con urgencia se necesita reencontrar un rumbo que nos puso en algún momento de la historia como un modelo ejemplar a nivel mundial –la escuela pergeñada por Sarmiento–, y a la vez a sentir que estamos cada vez más lejos de lograrlo.

En el caso de las pruebas aprender 2021, se vio que con más participación de estudiantes, se detectó un alto retroceso en comprensión y lectoescritura.

Alejandro Castro Santander, investigador, psicopedagogo y director del Observatorio de la Convivencia Escolar, analizó estos resultados en diálogo con Ciudadano News. “Seguimos en problemas, pasa que ahora en el área de la lengua nos fue bastante mal. Retrocedimos, sobre las pruebas que se habían aplicado en 2018 prácticamente se duplicó la cantidad de alumnos que tenían fallas, que estaban en niveles inferiores”, comentó el entrevistado.

Agregó que “en Matemática es muy poca la diferencia”, pero recordó una extendida sospecha: “Pasa que no se nombra o cita tanto lo que pasó en esas pruebas del 2018, donde hubo una especie de suspicacia con respecto a que, en el área de Lengua, habían salido a nivel nacional más beneficiados los chicos, como que algo en la muestra no había funcionado, no era lo que correspondía, y por eso habían salido bien”.

Remarcó también que “si comparamos las pruebas ‘Aprender’ 2013 y 2021 no hay prácticamente diferencia”, y consultado acerca de la influencia de la pandemia en los malos resultados, reconoció que “es uno de los temas”. Reconoció además que le preocupa “cuando se toma un solo factor. La pandemia sabemos que perjudicó, sobre todo el área de la comprensión lectora”.

Ello porque “sabemos que es importante el vínculo, donde uno va trabajándolo, hay un feedback con el docente y los estudiantes, y esto ha sido un trabajo aislado”, concluyendo que, “siendo generoso, ha sido un año y medio de pérdida de presencialidad efectiva. Puede influir, pero me preocupa cuando se toma un solo factor”.

 

Factores a mejorar

Profundizando al respecto, Castro Santander enumeró los otros factores que considera “asociados a la calidad educativa, que son muchos, donde cuando uno quiere ver por qué nos va mal o bien tiene que analizarlos”.

“Uno de los factores relacionados a la calidad educativa que más incide es la convivencia, el clima que se crea entre los estudiantes, que es un tema no resuelto, que no ocupa un lugar importante, y el día que lo trabajemos veremos los efectos positivos que puede lograr”, consideró.

También hizo hincapié en “el tema del hábitat, la infraestructura educativa. Hoy, con este frío cómo la están pasando los chicos en los colegios, ¿pueden aprender sin calefacción, por ejemplo? Hay que ver cuál es la situación en el aula, la realidad, elementos que directamente influyen”, explicó.

Otro punto crucial pasa por la relación docente-alumno, sobre lo que dijo que “es fundamental, cuando hay buen vínculo los estudiantes aprenden más y mejor, y esto pasa desde nivel inicial para arriba”, explicó Castro Santander, y continuó: “Luego, la participación de la familia, la pertenencia a la institución educativa, son muchos elementos que influyen como para que luego, cuando los chicos son evaluados, uno ve cómo cambian los resultados, cómo varía de una escuela a otra y de un estudiante a otro”.

En el ámbito educativo se han discutido en los últimos tiempos propuestas como agregar horas o recuperar los sábados, procurando extender el tiempo del alumno en la escuela, lo que para el pedagogo “es un tema complejo. El tema de la cantidad de días y horas sabemos que es bueno, siempre y cuando lo que los chicos reciban sea de calidad. Si van a recibir una educación mediocre, por más que dupliquemos todo lo que recibirán es mediocre”.

Finalmente fue consultado sobre el tema de Matemática, sobre la que remarcó: “En realidad, en Matemática siempre hemos estado más flojos en general. Pasa que hubo una pequeña variación, porque el problema que hubo en la aplicación 2018 fue en el área de Lengua, por eso pegó ese salto tan significativo. Pero, en general, estamos mal en Lengua y Matemática, y la constatación es la misma que veníamos recibiendo: los chicos más pobres puntúan más bajo, siete de cada diez. Hay una brecha entre la educación de gestión privada y la estatal, pero no ha cambiado nada, estamos un poquito peor, nada más”.

 

Las pruebas

Realizaron la evaluación estudiantes de 6° grado de la educación primaria en las 24 jurisdicciones. Se tomaron el 1 de diciembre de 2021 y se evaluaron contenidos de Lengua y Matemática.

Se aplicaron dos cuestionarios: uno para estudiantes y otro para directores, con preguntas de contexto y sociodemográficas que aportan a la caracterización de las condiciones de enseñanza y aprendizaje en la educación primaria.

En 2021, los cuadernillos para estudiantes y directores también relevan información relacionada la Educación Sexual Integral (ESI), la convivencia escolar y la experiencia escolar en el marco de las particulares condiciones sanitarias de los ciclos lectivos 2020 y 2021.

TAGS