|09/05/22 05:25 PM

Historias: Laly Valega es trabajadora social y ayuda a restaurar pueblos en África

La mujer habló en el Interactivo y contó cómo es su experiencia ayudando a personas que más lo necesitan

Por Redacción

09 de mayo, 2022 - 17:05

La solidaridad es una de las insignias representativas de los argentinos. Muchas personas viajan cientos de kilómetros por año para tan solo ayudar. Los destinos son diversos, pero lo importante es dar una mano a alguien que en verdad lo necesita.

Laly Valega, trabajadora social, habló en el Interactivo (lunes a viernes de 12 a 14 por Facebook y YouTube de Ciudadano News) y contó cómo fue su experiencia ayudando a restaurar un pueblo destruido en África.

“Yo estudié en una universidad, la UAP, que está en Entre Ríos. Donde nos preparan con que podamos trasladar la profesión al servicio con todas las letras. Un poco entender que desde ese lugar me abrió la posibilidad de conocer las Ciencias Humanitarias, ADRA: Agencia Dentista de Desarrollo y Recursos Asistenciales que tiene presencia en más de 120 países. Mi primera experiencia fue en Argentina, en el Impenetrable".

La entrevistada contó que ella trabajó en varios lugares creando proyectos. Específicamente en el desierto vio llegar el cambio climático y sostuvo que le tocó de cerca ver cómo muchas familias luchaban contra situaciones impredecibles: " Antes que nunca llovía y ahora que llueve y bastante. El agua llegó al desierto y nos encontramos con una emergencia que atender en un barrio donde estábamos trabajando. Entendimos que sin dejar al objetivo de lado teníamos que abocarnos a hacer esta gestión de la necesidad y tal vez el recurso que nosotros no teníamos, pero teníamos los contactos y herramientas para hacer el nexo. Así fue".

Asimismo, manifestó orgullosa: “Hay que destacar lo solidarios que somos los argentinos, no es la única experiencia de sorprenderme con la respuesta. Los recursos fueron de Argentina y Brasil. una amiga que estaba en Buenos Aires le conté lo que pasaba, se quedó a la madrugada conectada conmigo, en el poco internet armamos algo y en días teníamos los recursos para avanzar con el proyecto para terminarlo y dar respuesta al donante y a las necesidades de las personas. Ser el nexo".

Por otra parte, confesó cómo lo vivió  su experiencia y qué sintió personalmente: "Sin dudas me marcó como profesional varias cuestiones, desde salir de mi egocentrismo, hacer trabajo antropológico, bajar un cambio. A veces en el afán de querer ayudar no se respetan los tiempos de las personas. A nivel personal me hizo valorar más lo que mi país me puede ofrecer. Tengo experiencia en otros países, pero lo más extremo en tiempo fue lo de Niger. Sin lugar a dudas la educación pública que tenemos, el sistema de salud y en estos lugares por diversas razones, por la cultura, desde mi condición de mujer en esos lugares, los desafíos sociales y geopolíticos decir estoy en este lugar, tengo estas herramientas, qué hago y dónde estoy".

“Era común levantarnos y ver circular por la ruta tanques de guerra. Cuando el presidente pasaba por la ruta no tenía que haber civiles. Siempre ves soldados, gente armada. Salimos de Niger un mes antes por protección, había secuestros y estaba todo convulsionado. Cuando fuimos a inaugurar las casas en los barrios donde estaba trabajando, siempre iba sin problemas con m equipo y el último mes había que ir con soldados, escoltados", explicó, manifestando algunas de las difíciles situaciones que le tocó vivir. Esas cosas me marcaron en cómo cambia, ellos viven el momento y disfrutan de lo cotidiano. Porque los primeros meses no viví como un país super inseguro, en cambio en los últimos meses vi de cerca el peligro. Ahí entendí por qué ellos vivían así… si pasábamos varias horas trabajando ellos mismos nos decían hay que parar, desactiven un poco para compartir, bailar, reír, comer… viven en los extremos. Hoy está todo bien y mañana no sabemos.

Finalmente, diferenció los recursos de cada país y le manejo de los mismos: "Yo hago hincapié al acceso de la educación y la salud por eso. Acá la gente se muere por no vacunarse, por no tener remedio para la fiebre, por eso la ayuda humanitaria está presente. Argentina fue capaz de donar para la reconstrucción de un barrio, nosotros tenemos todo lo que se requiere para salir adelante, hay que unir al pueblo y desde donde uno esté hay que construir. Hay pobreza, pero hay oportunidades para salir de la queja y poder construir".