|15/05/20 07:34 AM

Solo el 46% de la obra privada local se reactivó

El 27 de abril se habilitó esta actividad, pero sujeta a un estricto protocolo. Aseguran que las graves circunstancias económicas, ha generado que algunas obras se posterguen definitivamente

15 de mayo, 2020 - 07:05

Un interesante sondeo llevó a cabo en toda la provincia el Centro de Ingenieros de Mendoza. En él, se pudo comprobar porcentajes de cuáles fueron las empresas que reiniciaron obras y las que no lo hicieron o no lo pudieron hacer a partir del lunes 27 de abril, cuando la administración de Rodolfo Suarez decretó la flexibilización de ese sector de la economía.

El trabajo, muy oportuno por cierto, sirve para tener un parámetro de lo difícil que ha sido detener un segmento de importante aporte de inversión, compras y fuentes de trabajo. También lo difícil que es para que el mismo se recupere, algo que, por lo visto tomará mucho más tiempo de lo que duró la parálisis de la cuarentena. Comprobar que el 54,11% de obras no se reiniciaron y que el 27,54% no lo hará definitivamente, son los contundentes ejemplos a tener en cuenta.

La encuesta se hizo entre los días 6 y 12 de este mes. Fue sobre 65 profesionales asociados al organismo de ingenieros. Es el equivalente a 205 obras privadas, en las que se midió cuántas fueron reiniciadas, las que no pudieron por decisión de sus propietarios y las que se postergan definitivamente

Lo interesante de la tarea llevada a cabo por los ingenieros es que se colocó el acento en los protocolos de seguridad por COVID-19 que este sector se comprometió en cumplir al momento de solicitar su reactivación. De allí que el sondeo indicó que al momento de medir si el personal de obras tuvo inconvenientes en cumplir con las normas, un 81,4% respondió que no y solo el 18,6% aseguró que sí. Mientras que para responder si los trabajadores de obras tenían elementos para contrarrestar coronavirus, se constató que 88,3% dijo que sí y no el 11,7%.

Materiales a precio dólar 

Otra cuestión que midió el Centro de Ingenieros son los precios de materiales de construcción. Allí notaron un comportamiento muy dispar que lo reflejaron de la siguiente manera desde el antes y el durante la cuarentena: “Entre el 10 de marzo y el 10 de mayo, han variado poco su precio y los que más aumentaron fueron los metálicos, que llegaron a sufrir incrementos del 10%. El promedio de suba de los materiales fue del 3,95% y el índice de la construcción subió el 1,95%”, indican desde el organismo profesional. 

Lo asombroso del trabajo es cuando dice inmediatamente: “Si estos valores los analizamos en dólares, las variaciones fueron negativas porque aumentó más el dólar oficial que los materiales. Durante la cuarentena y en dólares, los materiales bajaron el 4,63% y el índice de la construcción bajó el 5,58%”.

Así mismo el organismo hizo un detallado y amplio informe de todo tipo de material que se utiliza en la construcción, como así los costos de mano de obra. Sobre esto último indican los ingenieros, “la mano de obra se ha calculado a partir de los jornales de los obreros de la construcción establecidos en el convenio colectivo de trabajo de la UOCRA para la zona de Mendoza. Las cargas sociales incluyen aportes y contribuciones, vacaciones, enfermedades, fondo de desempleo, seguro de riesgo en el trabajo”.

Más de la mitad de las obras privadas no se reiniciaron 

Sobre el interesante sondeo, diario El Ciudadano, dialogó con el presidente del Centro de Ingenieros de Mendoza, Daniel Dimaría, quien consideró: “Es muy importante este trabajo para saber dónde quedamos cuándo llegó la parálisis por el aislamiento social y de qué manera se reactiva nuestra actividad”

Al momento de referirse a lo encontrado en el terreno de las obras privadas, el ingeniero detalló, “del total de las obras encuestadas comprobamos que se reiniciaron el 45,89%, no lo hicieron el 54,11%. Para nosotros estos porcentajes nos indicarían una reacción positiva en estas dos semanas tras la reactivación del sector

Cuando se le preguntó qué sucedió con las obras que no se reactivaron, dijo: “Mire, aquí notamos que el 59,65% no lo hizo por decisión del propietario. Mientras que el 40,35% no lo hizo por diferentes motivos. Debo indicarle también que la encuesta dice que encontramos un 27,54% de obras que se postergaron definitivamente”.

Finalmente y al momento de referirse al cumplimiento de los protocolos de seguridad por COVID-19, confesó: “Las empresas los están cumpliendo estrictamente, porque es el compromiso que asumimos con las autoridades al momento de solicitar la flexibilización de la construcción, mostrando las graves circunstancias económicas que vivían las empresas con sus empleados. Uno de los puntos de las exigencias por protocolo, donde se nota, es en el traslado del personal a las obras. Se comprobó que los porcentajes superan el 100%. Ahí los profesionales encuestados aseguran que se colocan más de un medio de movilidad”.