|15/12/20 07:20 AM

Presentaron un master plan para recuperar el ferrocarril en Mendoza

La iniciativa del diputado provincial Jorge Difonso cosechó amplias adhesiones en el espectro político y ya fue presentada para su evaluación en el Ministerio de Transportes de la Nación. El plan incluye recuperar ramales y servicios, y también utilizar terrenos ferroviarios para la construcción de viviendas

15 de diciembre, 2020 - 07:12

Cuando uno recorre la Argentina, pero especialmente cuando uno recorre la provincia, duele observar una realidad que hiere los ojos: un patrimonio ferroviario, una ingeniería de excelencia que hace un siglo nos permitía cruzar la cordillera o alcanzar cualquier punto de la patria, yace inerme en el desamparo y el abandono.

En el mundo, mal que le pese a nuestra dirigencia ebria de oportunismo e indolencia, los ferrocarriles aún son una medida concreta de desarrollo. Como hace 200 años el tren es progreso, tal vez por ello son también la medida de nuestra decadencia.

En este contexto, poder hablar de un Master Plan de recuperación del ferrocarril en Mendoza, de 877.700 m2 recuperables para emprendimientos habitacionales, centros de logística y servicios, abre una ventana a volver a pensar en lo que tuvimos y perdimos.

Jorge Difonso es el principal impulsor de la iniciativa, que justo es decirlo, ha cosechado adhesiones múltiples en otros bloques y espacios políticos. En CNN Radio Mendoza, el legislador señaló: “Pretendemos recuperar y poner en funcionamiento los 900 kilómetros de vías que tiene la provincia de Mendoza históricamente, y que a partir de la década del ’90 por distintas circunstancias han caído en abandono”.

Ese capital, según el legislador, “ha sido saqueado, han desaparecido durmientes, han sido objetos de usurpaciones distintos terrenos o galpones que han funcionado como viejas estaciones, y prácticamente el medio de transporte por ferrocarril se ha reducido a lo que es el Gran Mendoza, con lo que es el Metrotranvía y poco más”.

“Queremos recuperar el ferrocarril porque con ello recuperamos también numerosas localidades del interior de Mendoza, que han caído en el olvido también cuando dejó de pasar el tren”, explicitó, y “en este punto creo que sería una buena alternativa con respecto al transporte terrestre, que prácticamente monopoliza tanto los pasajeros como la entrada y la salida de nuestras mercaderías, de nuestra producción regional”. En el aspecto económico, con la logística que puede aportar el ferrocarril “podemos tener costos más competitivos en el plano de transporte, también en lo ecológico, sin generar tanto impacto ambiental; se mejoraría el tránsito en nuestras rutas que por momentos están colapsadas, el porcentaje de accidentes, y también hay que ver que todas las regiones del mundo en vías de desarrollo tienen una alternativa de transporte como es el ferrocarril”.

 

La presentación

El master plan ha tenido el acompañamiento de varios bloques legislativos: “Lo hemos tratado de plantear como una política de estado, más allá de un gobierno”, explica el autor, agregando que busca que se pueda establecer una hoja de ruta para que se vayan recuperando kilómetros, y “con esto vamos a generar empleo, vamos a generar oportunidades”.

El plan también llegó a manos del gobierno nacional. “Se lo entregamos al ministro (de Transportes de la Nación) Mario Meoni, en oportunidad de que lo visitamos el mes pasado”, agregó Difonso, “y se mostró muy interesado”.

En cuanto al financiamiento, despertó interés el anuncio de que China suministraría fondos para la recuperación ferroviaria en nuestro país, pero a la vez, también hay sugerencias propias en ese sentido, que el diputado puntualizó: “Hemos planteado una línea de financiamiento distinta, que tiene que ver con la utilización de los terrenos con acceso a servicios que cuentan los espacios ferroviarios en los 18 departamentos de la provincia de Mendoza”.

Citó como ejemplo lo que se hizo en capital con los edificios del procrear de ciudad, pero advirtió que “lo que pasa es que en esa inversión no quedó nada para invertir en vías. Nosotros lo que planteamos es que un porcentaje de lo que se obtenga con la venta de estas construcciones con planes para clase media, vaya a inversión de vías. Hemos estudiado que tenemos más de 18 mil metros cuadrados en toda la provincia en condiciones de desarrollar, ya sea con soluciones habitacionales, centros logísticos de carga y descarga de mercadería, o de personas, y tener una herramienta más de financiamiento para invertir en vías”.

Agregó que lo ideal “sería el trabajo conjunto Nación-Provincia, con la nación como propietaria de la tierra y la provincia como principal beneficiaria de la creación de mano de obra y de la cantidad de viviendas a poner al acceso de las personas”, aunque se evaluó otra alternativa, que sería la transferencia de las tierras, donde sea la provincia que sea quien ejecute esta planificación. “También siempre está la posibilidad de considerar la concesión a los privados para que realicen las inversiones correspondientes”, agregó sobre el tema.

Finalmente, planteó como conclusión que “quisimos poner todas las alternativas sobre la mesa para que demos una discusión amplia, sin mezquindades; que saquemos el mejor proyecto, que sea un disparador de discusiones que le sirven a Mendoza, y que recupere un medio de transporte que perdió hace 30 años y que nunca debería haber dejado de utilizar”, y cerró señalando: “Planteamos un proyecto muy abierto, con datos, con números, con estadísticas, con todo lo que requiere un proyecto serio, y pretendemos la ayuda de la Nación, tener la decisión política de la provincia, y una convocatoria a una real política de Estado”.

 

Más de 20 mil viviendas

Uno de los estudios anexos del master plan analizó los espacios ferroviarios disponibles para reasignación, y de ello surge un total factible para construir 21.620 unidades de Vivienda. Esta estimación surge de haberse relevado la existencia de 887.700 metros cuadrados de terrenos disponibles en toda la provincia.

Aunque se proponen diferentes usos para esos terrenos, no solo habitacionales, sino centros logísticos, de transferencia y demás, es una cifra más que demostrativa de los espacios ociosos, teniendo en cuenta que el déficit habitacional que se supone que tiene la provincia es de alrededor de 70 mil unidades.