|04/01/22 07:24 AM

Fuerte reclamo salarial de los trabajadores de la salud

SITEA y AMPROS piden que los aumentos y pago a cuenta sean remunerativos para todos los niveles

04 de enero, 2022 - 07:01

Finalizando el 2021, el Gobierno provincial anunció que comenzará a pagar a partir de enero de este 2022 un bono por $7.200, bajo los conceptos de liquidación de haber no remunerativo, no bonificable y con la premisa a cuenta de futuros aumentos.

El decreto respectivo firmado por el gobernador Rodolfo Suarez dejaba en claro también a quienes alcanzaba el beneficio y a quienes no. Estos últimos encuadrados en la modalidad de aceptación “aumentos por porcentajes y no por cuotas el bono de $54.000 que en su momento se comprometió el Estado a pagar a los estatales y cuya última cuota de $6.000 fue en diciembre pasado, que es precisamente lo convenido con Salud y Justicia”, recordaron fuentes del Ministerio de Gobierno.

Sin embargo, la cuestión no parecería ser de la manera planteada oficialmente y dos sectores de profesionales y no profesionales de la salud salieron a expedirse enérgicamente con cuestionamientos puntuales sobre el decreto que otorga una cifra para saldar a bono, la situación salarial de los trabajadores del sector y la falta de reconocimiento al mismo, por todo lo que significa en la lucha dentro de la pandemia del COVID-19.

Al respecto, El Ciudadano, tuvo contacto con la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (AMPROS) y el Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados (SITEA). El primero, con su flamante secretaria general, Claudia Iturbe, quien, en primera instancia, expresó: “La verdad que el decreto provincial 2.232, nos hace preguntar, cuál será el reconocimiento que va a tener el Poder Ejecutivo a los profesionales de la salud para el nuevo año”.

—¿En qué sentido?

—En todo sentido, sobre todo, y teniendo en cuenta que los profesionales de la salud son los que han mantenido con éxito en el medio de rigurosa pandemia, esta apertura de toda actividad pública y privada en la provincia, que merecen el total reconocimiento.

“Le aclaro que mi respuesta no apunta a pacientes y a la sociedad, sino al Gobierno provincial, que los últimos tiempos no da muestras sobre esto que le estoy observando”, aclaró la profesional.

—Si se les hubiese otorgado el bono, ¿expresaría lo contrario?

—No, al contrario, saldríamos con mayor energía, porque para nosotros, un bono en negro, a cuenta de los aumentos salariales de este 2022 sería absolutamente rechazado. Creemos que el Gobierno debe abrir nuevamente paritarias, o sea en comisión negociadora que es como lo hemos solicitado hace quince días y no hemos tenido respuesta”.

“Allí, trataríamos con los miembros paritarios del Gobierno sobre el real reconocimiento que merecen los profesionales de la salud. Donde comencemos a hablar de la salud como una política de estado, dialogar y arribar a acuerdos para que los profesionales de la salud obtengan un sueldo acorde al esfuerzo que han tenido en estos dos años. Todo un tiempo que permitió sanar y salvar vidas, además de asegurar la apertura de la economía de la provincia de Mendoza”, reflexionó Iturbe.

 

Denuncian estafa y connivencia de gremialistas

El gremio SITEA coincide con la crítica de AMPROS, aunque más duro al calificar la acción del Poder Ejecutivo y la actitud de algunos gremios, que, a los que acusa de complacientes con la política salarial oficial. Puntos que se deducen de las expresiones de la histórica dirigente del gremio autoconvocado, Raquel Blas, que al responder sobre el bono que otorgó el gobierno, dijo: “Cerramos el 2021 y arrancamos el 2022, con una nueva estafa del Gobierno de (Rodolfo) Suárez hacia todos los trabajadores del estado”.

—Su expresión, ¿es por el bono?

—Por supuesto, porque el bono en negro, en este caso mensual desde este mes de enero desfinancia la seguridad social, deja al salario de los trabajadores sin aportes jubilatorios y fijo. Incluso y como lo marca el decreto es discriminatorio, porque ha dejado afuera a sectores del Estado como los profesionales con ley de carrera y los trabajadores judiciales, que no percibirán nada.

—¿Por qué la califica como una estafa?

—Porque es una estafa presente y un anuncio de lo que intentarán ser las paritarias del año 2022. Donde, habrá nuevamente sumas en negro, montos fijos y nuevamente aumentos que no van a ir al básico.
“Creo, que es importante destacar cómo se cayeron las caretas de algunos. ATE, incluso había anunciado con bombos y platillos que en el mes de diciembre había convertido en remunerativo, suma fija solamente, el bono anual y, sin embargo, cayeron todas las mentiras y las especulaciones y estamos otra vez en el mismo lugar que anunció el gobierno, suma fija, no remunerativa y no bonificable”, apuntó enojada Raquel.

—¿Qué harán ustedes?

—Mire, desde SITEA hemos ratificado el estado de asamblea permanente y movilización. Por supuesto, vamos a esperar que los trabajadores y trabajadoras terminen con sus licencias anuales ordinarias que son obligatorias. Un dato no menor, que explica el por qué se hacen estos anuncios, justamente en esta época. De todas maneras, nos seguimos preparando y organizando con unidad desde abajo, para enfrentar este nuevo ajuste sobre las condiciones de vida y de salario de los trabajadores públicos de Mendoza.