|31/12/21 12:22 PM

Australia celebra el Año Nuevo: el espectacular recibimiento al 2022

En la Argentina restan horas para que se le dé la bienvenida al Año Nuevo. La diferencia horaria con Sídney hace que esté en 1 de enero

Por Redacción

31 de diciembre, 2021 - 12:12

A pocas horas de la llegada del Año Nuevo en Argentina la tradición indica que hay que sacar soltar lo malo para iniciar de la mejor manera el año entrantes. En Australia se sumó la primera celebración con fuegos artificiales y distanciamiento social nulo desde el inicio de la pandemia de coronavirus, y el país ya está en 2022.

La rotación de la Tierra, que divide al mundo en 24 husos horarios diferentes, hace que los distintos países den la bienvenida al 2022 'por turnos'. 

Los famosos fuegos artificiales que detonan sobre el puerto de Sídney, Australia, en el Puente de la Bahía y la Casa de la Ópera, suelen considerarse la primera gran ceremonia de recibimiento del Año Nuevo en el planeta.

Otros eventos en el mismo estado se hicieron con aforo limitado en línea con lo dicho por el primer ministro de Australia, Scott Morrison, que pidió "ejercitar el sentido común" para mantener las precauciones porque la pandemia no terminó.

Así, con el uso de tapabocas y la imposición del distanciamiento social de al menos un metro y medio, el público recibió el 2022 todavía con la variante Ómicron del coronavirus, pero con el alivio de tener el 2021 -y todos sus acontecimientos- en el pasado.

Como curiosidad extra, Francia es el país que celebra el Año Nuevo en mayor número de ocasiones, debido a lo esparcidos que están por el mundo algunos de sus departamentos y territorios de ultramar, que se localizan en 12 husos horarios distintos.

Por su parte, Estados Unidos será el último país en el que se reciba el 2022. Es que Samoa Americana es el último lugar en festejar el año nuevo y se trata de uno de los territorios no incorporados de los Estados Unidos bajo supervisión del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas. Se encuentra al oeste de las Islas Cook, a dos mil kilómetros de Nueva Zelanda y a 7,800 de San Diego California.