|12/12/21 03:24 PM

Actualidad y pasado del Bitcoin, una serie no apta para cardíacos

Desde su máximo histórico en octubre ha experimentado pérdidas del orden de un 30%, aunque dependiendo del análisis estadístico, la aventura para los inversores podría ser positiva. 

12 de diciembre, 2021 - 16:12

El Bitcoin, BTC, no para de dar pelea y fruto de ello es que a las 14.38 de hoy domingo la cotización estuvo en los U$S49.849,83. Minutos antes, cerca de las 14.15, aún se mantenía sobre la línea de los U$S50.000, marca que había roto por unos momentos luego de haber vuelto a visitar la zona de los U$S47.000

 

 

Temprano, cerca de las 9 estuvo buscando levemente revertir un poco lo perdido desde que alcanzó su máximo histórico del año: El 30 de noviembre la unidad de BTC cotizó en los 57.152,72. 

Por esto es que los expertos ahora solo están pidiendo tiempo para brindar un pronóstico de corto plazo debido a que ya comenzaron a comparar la situación, con sus visibles diferencias de precios, con la de mayo pasado, cuando se desplomó por debajo de los U$S30.000. “Hay que darle tiempo para ver la recuperación de la principal criptomoneda del mercado de activos digitales”, dijeron.

 

 

Lo cierto es que la volatilidad extrema de este vasto sector de mercado donde se reúnen los inversores para saborear la adrenalina posee ya algunas estadísticas dignas de ser observadas. Donde algunos meses actúan como nodos cíclicos donde ahora los analistas esperan las respuestas, principalmente del BTC, desde donde se encolumnan las casi 500 versiones que sigue el mundo.

Los meses de enero, por ejemplo desde antes que entrara en vigencia el dólar solidario en Argentina, parecen tener algún tipo de efecto dentro de los ciclos de las criptomonedas a nivel global.

 

 

En enero de 2017 el BTC estaba parado en los U$S900 la unidad, mientras el dólar en el país valía $16,25. Mirar estos números da una contundente explicación de la inflación en Argentina.

Pero un año después, el mismo mes pero de 2018, el BTC había saltado a los U$S14.000, con un dólar que apenas se había movido un poco, a $19.09. Todo un combo de entusiasmo para los inversores que veían lo prometedor que eran las criptomonedas.

 

 

Aunque 12 meses vino una caída y todos se quedaron pasmados. El BTC, en enero de 2019, había caído hasta los U$S3.600, pero ya con un dólares a $38,25. Se pudo observar en ese momento el desplome asociado con una espectacular devaluación.

Ya en enero de 2020, cuando entró en vigencia el dólar solidario, el BTC logró superar algunas correcciones, tanto al alza que lo elevó por encima de los U$S10.000 en julio de 2019 como la baja que tuvo en ese mes, valiendo U$S8.600.

 

 

Desde ese momento, las condiciones mundiales comenzaron a traccionarlo por el interés que despertó entre inversores novatos y 6 meses después ya había aumentado mil dólares su valor llevándolo a los U$S9.600. Y llegó el gran salto por el que todos quedaron boquiabiertos: en enero de 2021 el BTC alcanzó los U$S36.000, en julio de este año los U$S40.000 y en diciembre de 2021 los U$S50.000.

Con esta información se podría afirmar que, desde la perspectiva, la aventura Bitcoin ha sido emocionante y positiva. Aunque se confirmara que las ganancias se pueden obtener solo con paciencia, un estado de ánimo que hoy no están considerando muchos inversores que muy asustados y en masa abandonaron la experiencia de las criptomonedas. Sobre todo en los últimos 7 días en el que se han ido desvaneciendo las esperanzas de nuevos máximos en 2021.