|29/12/21 01:15 PM

La Caja de la Salud celebra la eficacia de las vacunas

El médico gerontólogo, Félix Nallim, aconsejó completar el esquema de vacunación con 2 dosis y también reforzar con la tercera ante de que se produzca el pico de contagios en febrero.

29 de diciembre, 2021 - 13:12

La situación sanitaria por la pandemia por el coronavirus, que ya transita su tercera ola en la Argentina, no sería tan grave como lo observado durante los primeros 2 años gracias a la vacunación. La que ya alcanzó a más de 38 millones de habitantes con una dosis, a más de 32 millones con el esquema completo de 2 dosis y a más de 5 millones con la tercera dosis de refuerzo.

Así lo consideró el presidente de la Caja de Previsión para Profesionales de la Salud Mendoza, Félix Nallim, quien reconoció que “a pesar de todas las dificultades sanitarias y socioeconómicas que tiene el país, para la Caja de la Salud Mendoza y para este caso en particular para la organización del Congreso Internacional de Gerontología, que vamos a realizar entre el 12 y el 16 de junio de 2022 en forma virtual por el inconveniente que estamos pasando a nivel mundial por la pandemia, somos optimistas”.

 

 

El también presidente de la Asociación Gerontológica Argentina, AGA, evaluó: “Esto a pesar de la nueva variante Omicron que ya está instalada en la Argentina y algunas provincias presentan una circulación comunitaria, donde la cantidad de pacientes infectados son cada vez más y van a seguir aumentando y es posible que entre los meses de febrero y marzo tengamos el pico con la mayor cantidad de contagios”.

“La situación se viene viendo desde hace meses pero a veces nos ocurre a los argentinos que a pesar de tener el diario del día lunes no sabemos hacer una buena lectura y siempre nos estamos ahogando pudiendo haber tomado las medidas que nos podrían haber servido para que no fuese a lo mejor tan grave”, reflexionó.

 

 

Reconoció que “uno no siempre debe culpar solamente al Gobierno, al Estado, sino también a la gente que a veces no es capaz de practicar las normas que se deben tomar para evitar el contagio y que son muy importantes, además de la vacuna. No cabe la menor duda de que este año la vacuna ha permitido que la gente se pueda infectar nuevamente pero ahora con un tipo de enfermedad leve”.

Para Nallim, “esta realidad nos ha permitido observar que no se está saturando el sistema de salud y tampoco está provocando muchas muertes. La diferencia aparentemente de Omicron es que esta nueva variante afecta a las vías respiratorias superiores. Cursaría como un resfrío y no como las otras variantes como la Delta o la primitiva que tomaba el pulmón y provocaba una neumonía que era la causa que generalmente llevaba a la muerte a la persona que se había infectado”.

 

 

Con respecto a la Caja, “que represento, goza de muy buena salud. Está saneada económicamente. Tiene un punto de quiebre de 50 años. Según los estudios actuariales si se dejara de aportar a la Caja podría pagarle a sus beneficiarios durante 50 años sin ningún tipo de problema. Esto indica la buena salud que tiene la caja y también que el gasto administrativo que la Caja tiene en estos momentos, de acuerdo a lo que nos impone la ley, está por debajo del 10% que es lo indica tener”.

 

 

Por otro lado ha sido un año en el que hemos podido concretar el traslado de nuestra sede que hoy está en la Calle Peltier esquina con la Avenida San Martín, en la Ciudad de Mendoza, donde ahora estamos atendiendo a nuestros afiliados. El edificio fue parte de una inversión durante la primera gestión de la Caja, alrededor de 2001, 2002, y fue con el dinero que logramos recuperar del recordado corralito”, consideró.

En ese entonces la Caja solo podía tener plazo fijo en el Banco de la Nación Argentina ya que por la ley de su creación no tenía permitido realizar otro tipo de inversiones. “Eso hizo que la Ley 6728 tuviera su primera modificación con el fin de que se pudiera realizar otro tipo de inversiones y no estar atrapados solamente en el Banco Nación. Cuando se pudo sacar el dinero se empezó a invertir para construir el edificio”, recordó.

 

 

Un poco antes de que iniciara la pandemia, en marzo de 2020, “fue que ya se había tomado la decisión de ocupar el nuevo edificio, movimiento que se vio demorado por el coronavirus hasta el reciente 21 de diciembre, cuando la Caja cumplió 22 años, y se realizó el anuncio oficial y la consecuente inauguración”.