|17/01/22 04:36 PM

El COVID-19 y el peligro del verano en los after beach

El inmunólogo e investigador superior del Conicet, Jorge Geffner, fue consultado sobre el momento que atraviesa el país en medio de la pandemia 

Por Redacción

17 de enero, 2022 - 16:01

Las vacaciones y la temporada de verano representan el momentos turístico más importante del año en todo el país y a pesar de que -la tercera ola tiene lugar en la actualidad- la actividades siguen desarrollándose con normalidad en cada región debido a la baja mortalidad- los especialistas aconsejan volver a la "responsabilidad individual" sobre todo en los lugares donde concurren cientos de personas como son los boliches y "after beach".

En el programa El Interactivo -que se emite por Facebook y YouTube de El Ciudadano de lunes a viernes a las 13- el inmunólogo e investigador superior del Conicet, Jorge Geffner, indicó que estamos en una época compleja y que:

“Ómicron no es una gripecita”

El especialista aconsejó vacunarse "a los tres meses de haber tenido el cuadro infeccioso", esto es debido a que los centros de testeos "están colapsados" y además porque si uno contrae el virus "la propia infección actúa como vacuna Buster. Entonces, en un sentido la vacunación exógena no te promueve una respuesta inmune de mayor envergadura".

Por otra parte destacó que "si uno se vacuna con la infección no va a pasar nada" y que "el asintomático o el que tiene algo ligero que se quede tranquilo. Y si no tenés una enfermedad sintomática hoy recomendaría vacunarse. Porque tanto completar el esquema de vacunación como la dosis Buster son bienvenidas para defendernos particularmente dela infección severa"

Sobre la posibilidad de que la pandemia se vuelva endemia sostuvo que "una cosa es decir que estamos cerca y otra confundir el presente. No es el presente. La situación actual de Argentina, Europa y Estados Unidos es preocupante" y recordó que "el pasado viernes 14 de enero hubo 3 millones de casos nuevos en todo el mundo en un día, eso quintuplica otro momento de olas previas a lo largo de dos años de pandemia".

“Argentina tiene un 73% de cobertura con dos dosis, que ha amortiguado parcial pero significativamente el impacto en enfermedad severa, terapia intensiva y fallecimiento. Pero es peligroso confundir Ómicron en un escenario de amplia vacunación con una gripecita, no lo es". agregó.

La baja mortalidad y los cuidados propios

Con relación a la alta positividad que hay en todo el mundo, expuso que "Estados Unidos hoy tiene 25 mil personas internadas en terapia intensiva" y que en "en su peor momento tuvo a 28 mil", pero no se compara la baja mortalidad que se puede ver ahora.

Así argumentó que esto, pasó porque "avanzó la vacunación, se vacuna en promedio entre 300 y 450 mil personas por día." y que Argentina es uno de los países "que más vacuna", pero que olvidó los cuidados personales como: el correcto uso del barbijo, distanciamiento y aireamiento de los ambientes.

En este sentido destacó la importancia de la "responsabilidad propia, por ejemplo en los after beach donde tenés a 2 mil o 4 mil personas en un ámbito cerrado".

Y concluyó: “Sin hacer algo estigmatizante, haría un llamado a ese mismo grupo de jóvenes que son los que están poniendo el pecho en cada hospital como médicos, residentes, enfermeros, bioquímicos residentes. Estos mismos chicos que gana  salarios bajísimos ponen el pecho, con la posibilidad de llevar la infección a sus hogares, son los que dicen esto nos confunde. Están 18 horas adentro y ven las imágenes de lo que pasa en las playas o parece que son universos distintos. El universo real es el de los hospitales. Un llamado a cada uno, a la defensa de ellos. Con los cuidados vayamos adelante".